Cómo cuidar los dientes de tu hijo

in english

Información general

Los primeros dientes del niño (los dientes de leche) son importantes, ya que conservan el espacio para los dientes permanentes. Cuida los dientes de tu niño para que no se le piquen con caries. La caries dental puede hacer que el niño:

  • Sienta dolor
  • Tenga dificultad para masticar los alimentos
  • Sienta vergüenza al hablar o al sonreír
  • Tenga problemas con los dientes permanentes

Toma estas medidas sencillas para evitar que a tu niño se le piquen los dientes con caries.
A la mayoría de los bebés les comienzan a salir los dientes entre los 4 y los 7 meses. Comienza desde ahora con buenos hábitos de higiene dental, para que tu niño mantenga una sonrisa saludable por muchos años.

  • Comienza a cuidar los dientes de tu niño en cuanto le salga el primero.
  • Enséñale a cepillarse los dientes dos veces al día.
  • Protege los dientes de tu niño con fluoruro.
  • Dale alimentos y bebidas saludables que contengan poca azúcar.
  • Llévalo al dentista con regularidad.

Aprende más sobre cómo mantener saludables la boca y los dientes de tu bebé.

 

¿En qué consiste la caries dental?
La caries dental se presenta porque las bacterias o microbios que tenemos en la boca consumen azúcar de los alimentos que comemos. Al consumir el azúcar, las bacterias producen ácido. Con el tiempo, el ácido puede abrir agujeros (caries) en los dientes.

¿Mi niño corre riesgo de que se le piquen los dientes?
La caries dental es una de las enfermedades más comunes de la niñez. Casi la mitad de los niños tienen picados algunos de los dientes de leche.

Si tu niño consume alimentos y bebidas que contienen azúcar, corre más riesgo de que se le piquen los dientes. Cuidar bien los dientes puede prevenir la caries dental.

Toma acción

Los siguientes pasos te ayudarán a cuidar los dientes de tu niño.

Comienza en cuanto le salga el primer diente.
En cuanto a tu niño le salgan los dientes, límpialos con regularidad con una tela suave y limpia o con un cepillo de dientes suave que sea especial para niños. Límpiaselos después de comer y sobre todo antes de que se acueste a dormir.

Enséñale a tu niño a cepillarse los dientes dos veces al día.
Comienza a cepillarle los dientes con pasta dental que contenga flúor. La cantidad de pasta dental debe ser del tamaño de un chícharo (alverja).

Hacia los 4 o 5 años, los niños pueden comenzar a cepillarse solos los dientes. Asegúrate de que tu niño se cepille bien todos los dientes. Recuérdale que no debe tragarse la pasta dental sino escupirla. Si los niños pequeños tragan demasiado flúor, sus dientes permanentes pueden tener manchas blancas.

Es conveniente supervisar a los niños mientras se cepillan los dientes hasta que tengan 7 u 8 años. Es posible que todavía necesiten que les recuerdes cómo hacerlo correctamente.

Haz que sea divertido.
A veces es difícil hacer que los niños se cepillen los dientes. A continuación te damos algunas ideas que te pueden ayudar:

  • Deja que el niño escoja un cepillo de dientes de su color preferido o que tenga un personaje de la televisión o de una película. Asegúrate de que sea del tamaño correcto para su boca.
  • En un calendario, pega una calcomanía cada vez que el niño se cepille los dientes.

Protege los dientes de tu niño con flúor.
El flúor es un mineral que protege los dientes de la caries. Aquí te damos algunos consejos para que te asegures de que tu niño reciba la cantidad correcta de flúor.

Averigua si el agua de la llave contiene flúor.
En muchos pueblos y ciudades se añade flúor al agua potable. Averigua con el doctor de tu niño o con tu la compañía de acueducto si el agua que toman tiene flúor. Si no contiene flúor, pídele al doctor o al dentista que te dé suplementos de flúor (gotas o pastillas) para darle al niño. Los niños pueden tomar suplementos de flúor a partir de los 6 meses.

Pregúntale al doctor del niño sobre los sellantes que contienen flúor.
Después de que le salga el primer diente al niño, pídele al doctor que le aplique un sellante (una especie de barniz) que contenga flúor. Este sellante protege contra la caries dental.

Dale al niño agua de la llave.
Por lo general, el agua embotellada no contiene suficiente flúor para proteger los dientes del niño contra la caries.

Usa una pasta dental que contenga flúor.
Cuando compres pasta dental, lee la etiqueta para verificar que contenga flúor.

¿Qué puedo hacer sobre los costos?

El tratamiento con flúor para los niños que viven en zonas en las que el agua no contiene flúor está cubierto por la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (Affordable Care Act, en inglés), la ley de reforma del sistema de salud que se aprobó en 2010. Si quieres más información, puedes visitar su sitio en inglés. Según el plan de seguro médico que tengas, quizás tu niño pueda recibir suplementos de flúor sin que tengas que pagar nada.

Habla con tu seguro médico para averiguar qué cubre tu plan. Para recibir más información sobre otros servicios que cubre la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, visita CuidadoDeSalud.gov. Para recibir información en inglés, visita HealthCare.gov.

Dale a tu niño alimentos saludables.
La alimentación saludable contiene verduras, frutas, granos integrales, frijoles y carnes magras.

Asegúrate de que tu niño reciba suficiente calcio.
El calcio es un mineral que mantiene los dientes fuertes. La leche, el queso y el yogur son buenas fuentes de calcio. Mira esta lista de compras de alimentos ricos en calcio.

Entre comidas, ofrécele solamente agua a tu niño.
Entre comidas, dale al niño agua en lugar de otras bebidas (como leche o jugo). Si el azúcar de otras bebidas se queda sobre los dientes del niño por mucho tiempo, le pueden salir caries.

Cuando le des leche o jugo, sírveselo con las comidas.

No acuestes al bebé con el biberón (“pacha” o “botella”).
La leche natural o la leche artificial se quedará sobre los dientes del niño toda la noche y aumentará el riesgo de que se le piquen los dientes.

Lleva al niño al dentista.
Cuando el niño tenga un año, llévalo a un chequeo con el dentista. Pídele al doctor del niño que te dé el nombre de un dentista adecuado para niños.

Tu niño puede tener miedo en su primera consulta con el dentista. Se puede calmar si tú te sientas primero en la silla para pacientes. También le puedes pedir al dentista que te deje sentar al niño en tus piernas mientras le revisa los dientes.

Pregúntale al dentista cómo debes limpiarle los dientes al niño y qué otras cosas puedes hacer para mantenerle sana la boca. Después de la primera consulta, lleva al niño con regularidad a chequeos dentales.

¿Qué puedo hacer sobre los costos?
Es posible que tu plan de seguro médico cubra la atención dental de tu niño. Si no tienes seguro médico, busca un programa de atención dental a bajo costo cerca de donde vives.

Última revisión del contenido: 27 de junio de 2014 Revisión de contenido

Haz un clic para tener más información sobre este tema.

niño cepillándose los dientes

Comienza hoy con estos pequeños pasos

¿Para quién es la información que estás buscando hoy?

myhealthfinder