Habla con tu hijo adolescente sobre las relaciones saludables

in english

Información general

Tú puedes ayudar a tu hijo a tener relaciones sólidas y respetuosas. Comienza por enseñarle a tu hijo o hija sobre las relaciones saludables.

Lamentablemente, muchos adolescentes están en relaciones que no son saludables. Uno de cada 10 adolescentes dice que ha sido maltratado físicamente por su novio o novia en el año anterior.

Puedes ayudarles a tus hijos a:

  • Desarrollar las habilidades que necesitan para tener relaciones saludables y seguras
  • Establecer expectativas sobre cómo les gustaría que los traten
  • Reconocer cuando una relación no va bien

Cuando hables con tus hijos acerca de las relaciones, asegúrate de que sepan que estás allí para escucharlos y responder a sus preguntas.

¿Cuándo debo comenzar a hablar con mis hijos sobre las relaciones?
Nunca es demasiado pronto para enseñarles a tus hijos lo que debería ser una relación saludable. De hecho, probablemente lo has estado haciendo todo este tiempo. Cuando les enseñaste a tus hijos a decir “por favor” y “gracias” de pequeños, les estabas enseñando sobre el respeto y la amabilidad.

Tus propias relaciones también les enseñan a tus hijos cómo tratar a los demás. Cuando tratas a tus hijos, pareja y amigos de manera saludable y les das tu apoyo, tus hijos aprenden de ti.

Los niños también aprenden de las experiencias que no son saludables. Si tus hijos ven que hay violencia en el hogar o en la comunidad, pueden tener más probabilidad de estar en una relación no saludable en el futuro.

¿Cuándo debo comenzar a hablarles de las relaciones de pareja?
El mejor momento para empezar a hablar de las relaciones de pareja saludables es antes de que tu hijo empiece a salir con alguien. Háblales sobre lo que deben buscar en una pareja romántica. Por ejemplo, puedes preguntarle a tu hijo:

  • ¿Cómo te gustaría que te traten?
  • ¿Cómo quieres sentirte cuando estés con esa persona?

¿Qué hace que una relación sea saludable?
En una relación saludable:

  • Las dos personas sienten que son respetadas, apoyadas y valoradas
  • Las decisiones las toman juntos
  • Las dos personas tienen amigos e intereses que no incluyen a su pareja
  • Los malentendidos se resuelven con una comunicación abierta y honesta
  • Hay más momentos buenos que malos

¿Qué hace que una relación no sea saludable?
En una relación no saludable:

  • Una de las personas trata de cambiar a la otra
  • Una de las personas toma la mayoría de las decisiones
  • Una o las dos personas dejan de lado a sus amigos e intereses que no incluyen a su pareja
  • Una de las personas grita, amenaza, golpea o tira las cosas durante las discusiones
  • Una de las personas se burla de las opiniones o los intereses de la otra
  • Una persona persigue a la otra todo el tiempo, llamándole, enviándole mensajes de texto o poniéndose en contacto con otros amigos para ver dónde está
  • Hay más momentos malos que buenos

Las personas que se encuentran en una relación no saludable pueden tener muchas excusas para tratar de explicar las cosas que son dolorosas o que no van bien en la relación. Si ves estos síntomas, habla con tu hijo o hija adolescente.

¿Qué es la violencia en las relaciones?
La violencia en las relaciones es cuando una de las personas que forma parte de la relación es abusiva con la otra. La violencia en las relaciones incluye el abuso emocional, físico y sexual. Puede ocurrir en relaciones del mismo sexo y del sexo opuesto.

Tanto los muchachos como las muchachas pueden estar en una relación no saludable o peligrosa. Por eso es tan importante hablar con todos los niños y adolescentes sobre cómo tener relaciones respetuosas y saludables.

¿Quién corre riesgo de sufrir de violencia en las relaciones?
Mientras que cualquier persona puede sufrir de la violencia en una relación, los adolescentes pueden correr un mayor riesgo de estar en relaciones poco saludables si:

  • Consumen alcohol o drogas
  • Están deprimidos
  • Salen con amigos que son violentos
  • Tienen problemas para controlar su enojo
  • Tienen problemas de aprendizaje en el colegio
  • Tienen relaciones sexuales con más de una persona

¿Cuáles son las señales de que puede haber violencia en la relación?
Es común que los adolescentes tengan cambios de humor y que prueben diferentes tipos de comportamiento. Sin embargo, los cambios repentinos en la actitud o el comportamiento de tu hijo adolescente podrían ser una señal de que está pasando algo más grave.

Si crees que éste puede ser el caso, habla con tu hijo para averiguar más.

Estate atento a las señales de que tu hijo pueda tener una pareja violenta.
Algunos de los cambios que se pueden ver en un adolescente cuando su pareja es violenta incluyen:

  • Evita los amigos, la familia y las actividades del colegio
  • Inventa excusas para justificar el comportamiento de su pareja
  • Se ve incómodo o temeroso cuando está con su pareja
  • Pierde interés en sus actividades favoritas
  • Saca malas notas
  • Tiene lesiones inexplicables, como moretones o rasguños

Estate atento a las señales de que tu hijo pueda ser violento.
Las personas que utilizan la violencia física, emocional o sexual para controlar a sus parejas también necesitan ayuda para dejar de hacerlo. Si ves estas señales en tu hijo, es posible que él necesite ayuda para su conducta violenta:

  • Es celoso y posesivo
  • Culpa a los demás de todo lo que sale mal
  • Daña o arruina las cosas de la pareja
  • Desea controlar las decisiones de otra persona
  • Llama o envía mensajes de texto a su pareja constantemente
  • Publica información vergonzosa sobre su pareja en sitios web como Facebook (incluyendo información o imágenes sexuales)

Ayuda a tu hijo a que se mantenga saludable.
Al hablar con tu hijo sobre las relaciones saludables, también puedes ayudar a prevenir los efectos a largo plazo de la violencia en las relaciones. Ambas personas en una relación violenta pueden desarrollar conductas poco saludables, incluso después de que haya terminado la relación.

Una víctima de violencia de pareja puede experimentar:

  • Trastornos de la alimentación
  • Depresión
  • Un patrón de relaciones violentas
  • Abuso de drogas o alcohol

La pareja que es violenta puede experimentar:

  • Pérdida del respeto de los demás
  • Suspensión o expulsión del colegio
  • Soledad
  • Problemas con la ley

Estate atento a las señales de violencia en la relación de tu hijo adolescente y ayúdalo a que se mantenga saludable ahora y en el futuro.

Toma acción

Habla con tus hijos para ayudarles a tener expectativas realistas y saludables sobre sus relaciones.

Conversa con ellos sobre lo que es una relación saludable.
Tú puedes ayudar a tus hijos a tener la capacidad para resolver problemas al preguntarles cómo manejarían diferentes situaciones. Aquí están algunas ideas para ayudarte a empezar.

Pregúntale a tu hijo: “¿Qué harías si:

  • …crees que la pareja de tu amigo no lo está tratando bien?”
  • …tu pareja te pide que lo vayas a ver cada vez que quieres pasar un rato con tus amigos?”
  • …ves a un amigo gritándole a su novia delante de todo el mundo en una fiesta?”

Para iniciar la conversación, puede ayudar si usas ejemplos de relaciones de los programas de televisión, las películas o los juegos de video.

Asegúrate de escuchar respetuosamente las respuestas de tu hijo, incluso si no estás de acuerdo. Después puedes darle tu opinión y juntos pueden pensar en otras opciones.

Pon reglas para las salidas en citas.
A medida que los niños crecen, tienen más independencia y libertad. Sin embargo, los adolescentes todavía necesitan que sus padres les pongan límites y les digan qué comportamiento se espera de ellos.

Aquí hay algunas cosas de las que quizás quieras hablar con tu hijo adolescente de antemano:

  • ¿Pueden venir sus amigos a la casa cuando tú no estás?
  • ¿Puede tu hijo salir en una cita con alguien que tú no conoces?
  • ¿Cómo puede tu hija comunicarse contigo si alguna vez necesita que le vayas a recoger?

Obtén consejos sobre cómo establecer reglas para tu hijo adolescente.

Sé un modelo a seguir.
Tú puedes enseñarles mucho a tus hijos tratándolos a ellos y a los demás con respeto. Al conversar con tu hijo sobre las relaciones saludables, piensa en tu propio comportamiento. ¿Tu comportamiento representa lo que has estado hablando con ellos?

Tratar a los niños con respeto también te ayuda a tener relaciones saludables con ellos. Esto puede hacer que te sea más fácil comunicarte con tu adolescente sobre temas importantes como su seguridad.

Estos recursos te pueden ayudar a entender a tu hijo y a ser un modelo del respeto:

Habla con tus hijos sobre el sexo.
Los adolescentes que tienen relaciones sexuales con más de una persona tienen un mayor riesgo de estar en una relación que no es saludable. Habla con tus hijos sobre tus valores y expectativas.

Habla con tus hijos sobre las drogas, el alcohol y el tabaco.
Aunque el alcohol y las drogas no causan violencia ni relaciones no saludables, pueden hacer que sea más difícil para los muchachos tomar decisiones inteligentes. Habla con tu hijo sobre los peligros de las drogas, el alcohol y el tabaco.

Habla con tu hijo sobre cualquier preocupación que tengas.
Si piensas que la relación de tu hijo puede ser violenta, tú puedes:

  • Anotar las razones por las que estás preocupado.
  • Decirle a tu hijo por qué estás preocupado. Señala las cosas que crees que no están bien.
  • Escucha a tu hijo con calma, y dale las gracias por hablar contigo.

Pide ayuda si la necesitas.
Si estás preocupado sobre la seguridad de tu hijo, hay personas que pueden ayudar.

Última revisión del contenido: 31 de enero de 2013 Revisión de contenido

¿Para quién es la información que estás buscando hoy?

myhealthfinder