Envía esta información por correo electrónico

  • Desde esta página, puedes enviarle esta información a un amigo. Sólo pon la dirección electrónica de tu amigo, tu nombre y tu dirección electrónica y haz un clic en el botón de Enviar. Puedes poner más de una dirección electrónica separándolas con un punto y coma (;).
  • Estas direcciones electrónicas sólo se usarán para enviar la información de tu parte y no serán recolectadas o usadas por healthfinder.gov o por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos para ningún otro propósito.
  • Revisa nuestra política de privacidad.

   

   

   

 
 (disponible sólo en inglés). Si aún no puedes encontrar los registros de tus vacunas, pregúntale a tu doctor si debes volver a ponerte algunas vacunas.

Información general

Al igual que los niños, los adultos necesitan vacunas importantes. Asegúrate de estar al día con tus vacunas.

  • Ponte la vacuna contra la gripe todos los años. La vacuna contra la gripe es la mejor manera de protegerte de la gripe común y también de proteger a otros.
  • Ponte la vacuna triple Tdap para protegerte contra el tétanos, la difteria y la tos ferina.
  • Ponte el refuerzo de la vacuna Td (“Td booster”) cada 10 años para estar protegido contra el tétanos y la difteria.
  • Si tienes más de 60 años, ponte la vacuna para evitar la culebrilla. La culebrilla produce una roncha y puede causar dolor que puede durar meses o años.
  • Si tienes más de 65 años, ponte la vacuna contra la neumonía (pulmonía). Esta vacuna también se conoce como PPSV, por sus siglas en inglés. El nombre completo de la vacuna en español es vacuna antineumocócica de polisacáridos. La mayoría de las personas necesitan ponerse esta vacuna una sola vez.

Pregúntale a tu doctor o enfermera si hay otras vacunas que debes ponerte para ayudar a mantenerte sano.

¿Por qué debo ponerme estas vacunas?
Hay 3 razones principales por las que debes ponerte las vacunas:

  1. Las vacunas ayudan a protegerte contra enfermedades que pueden ser graves y en ocasiones pueden causar la muerte.
  2. Con el tiempo, las vacunas que recibiste de niño comienzan a perder su efecto (es decir, ya no te protegen como deberían). Además, al envejecer, corres riesgo de tener otras enfermedades, como la culebrilla.
  3. Las vacunas no sólo te protegen a ti, también protegen a las personas a tu alrededor. Quizás algunas personas en tu familia o comunidad no puedan ponerse ciertas vacunas, ya sea por su edad o por su estado de salud.

Al estar al día con tus vacunas, te proteges a ti y a las personas a tu alrededor.

¿Necesito alguna otra vacuna para mantenerme sano?
Es posible que necesites otras vacunas si:

  • No recibiste todas las vacunas recomendadas cuando eras niño
  • Tienes problemas de salud como el VIH que hacen que sea más difícil que tu cuerpo combata una infección
  • Tienes ciertos problemas de salud, como la diabetes, enfermedades del corazón, de los pulmones o del hígado
  • Estás embarazada
  • Eres un hombre y tienes sexo con otros hombres
  • Fumas
  • Pasas tiempo con bebés, niños pequeños o personas mayores
  • Trabajas en una escuela, hospital, prisión o clínica de salud
  • Viajas fuera de los Estados Unidos

Pregúntale a tu doctor o enfermera si necesitas alguna otra vacuna.

Comienza hoy con estos pequeños pasos

Última revisión del contenido: sábado, 29 de marzo de 2014

-->