Skip Navigation


Habla con el doctor sobre las enfermedades que pueden afectar a los recién nacidos

Información general

Al bebé recién nacido se le hacen pruebas para detectar enfermedades o trastornos. La mayoría de estas pruebas se hacen antes de que el bebé salga del hospital.

Con estas pruebas el doctor puede diagnosticar problemas a tiempo e iniciar el tratamiento para mantener sano al bebé. Las pruebas no causan daño ni representan un riesgo para el bebé.

Antes de que nazca el bebé, habla con el doctor o la partera (midwife) sobre las pruebas que se le deben hacer. Así te asegurarás de que crezca sano.

Preguntas frecuentes sobre las pruebas del recién nacido.

¿Qué pruebas le harán a mi bebé?
La mayoría de los estados en los Estados Unidos exigen que se les hagan pruebas a los bebés recién nacidos, aunque la cantidad y el tipo de pruebas pueden ser diferentes en cada estado. Según los antecedentes médicos de tu familia, es posible que tú quieras pedir que le hagan más pruebas al bebé.

La mayoría de las pruebas requieren unas pocas gotas de sangre que se extraen del talón del bebé. La misma muestra de sangre se puede usar para investigar muchas enfermedades distintas, entre ellas: 

Problemas del oído o de la audición
En la prueba de audición se usa un micrófono o audífono pequeño para ver qué tan bien responde el bebé a los sonidos. Si los problemas de la audición se detectan a tiempo, se pueden prevenir los retrasos del habla y del lenguaje. 

Si a tu bebé no le hacen la prueba de la audición en el hospital, asegúrate de que se la hagan en el primer mes de vida.

También es importante hacerle la prueba de audición al bebé con regularidad, ya que algunos problemas del oído comienzan después de que se hacen las pruebas del recién nacido.

Anomalías cardíacas
Las anomalías cardíacas (problemas del corazón) pueden causar problemas serios u ocasionar la muerte si no se detectan y tratan a tiempo.

Las pruebas para detectarlas se hacen con un sensor pequeño que se coloca en la mano o el pie del bebé. La prueba se realiza en unos pocos minutos y no duele.

Toma acción

Si estás embarazada, habla con el doctor sobre las pruebas que se les hacen a los bebés recién nacidos antes de que nazca tu hijo.

Averigua cuáles pruebas se hacen en el hospital donde nacerá el bebé.
Habla con el doctor o la partera sobre las pruebas que se le deben hacer a tu bebé cuando nazca y averigua cuáles de esas pruebas se harán en el hospital donde este va a nacer.

Aun cuando tu bebé no vaya a nacer en un hospital, tiene que hacerse las pruebas. Pregúntale a la partera si ella puede hacerle las pruebas o lleva al bebé a un hospital o clínica para que se las hagan unos días después de haber nacido.

¿Qué puedo hacer sobre los costos?
Algunas de las pruebas para los bebés recién nacidos están cubiertas por la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (Affordable Care Act, en inglés), la ley de reforma del sistema de salud que se aprobó en 2010. Si quieres más información, puedes visitar su sitio en inglés. Según el plan de seguro médico que tengas, quizás puedas hacerle las pruebas al bebé sin tener que pagar nada.

Habla con tu seguro médico para averiguar qué pruebas están incluidas en tu plan. Para recibir más información sobre otros servicios que cubre la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, visita CuidadoDeSalud.gov. Si deseas recibir información en inglés, visita HealthCare.gov.

Si no tienes seguro médico, puedes recibir atención médica para ti y para el bebé. Llama a uno de los números de teléfono gratuitos que aparecen a continuación para que te pongan en contacto con el departamento de salud de tu zona. Pregunta cómo puedes recibir atención médica gratis.

Asegúrate de pedir los resultados de las pruebas de tu bebé.
Pregúntale al doctor cuándo va a tener los resultados de las pruebas. Es posible que sea necesario repetir algunas de las pruebas después de 1 o 2 semanas, sobre todo si sales del hospital antes de que el bebé tenga 24 horas de nacido. Pregúntale al doctor qué debes hacer.

Programa las consultas periódicas del bebé.
La mayoría de los bebés tienen su primer chequeo médico (consulta de bebé sano) en los primeros días de nacido. Las consultas de bebé sano son aquellas en las que llevas al bebé al doctor para que le hagan un chequeo completo. Son distintas de las consultas por enfermedad o lesión.

Averigua por qué estas consultas son importantes para que el bebé se mantenga sano.

Empieza a llevar un registro de la salud del bebé. 
Lleva un registro de los resultados de las pruebas médicas del bebé y de las vacunas que le han puesto. Guarda esta información en un lugar seguro, ya que la necesitarás cuando lleves al bebé a la guardería, a la escuela y a otras actividades.

Los antecedentes médicos de tu familia son una parte importante de la historia clínica del bebé. En este sitio web puedes llevar un registro de los antecedentes médicos de tu familia (en inglés). Guarda una copia con el resto de la información de salud de tu bebé.

Comienza hoy con estos pequeños pasos

* Nota: Los documentos que vienen en formato PDF requieren el programa Adobe Acrobat Reader ®.
Si tienes problemas tratando de abrir o usar los documentos en formato PDF, por favor descarga la última versión del Reader ®.

Última revisión del contenido: lunes, 05 de enero de 2015