Cómo mantenerte activo si tienes una discapacidad

In English

Realizar actividad física con regularidad es provechoso para la salud de toda persona, incluso para las personas con discapacidades. Mantenerte activo puede ayudarte a:

  • Fortalecer el corazón
  • Fortalecer los músculos y los huesos
  • Mejorar la coordinación
  • Aliviar el estrés, mejorar el estado de ánimo y sentirte más satisfecho de ti mismo

Antes de comenzar…

  • Pregúntale al doctor qué tipos de actividades son mejores para ti y cuánto tiempo debes hacerlas. Si estás tomando medicamentos, averigua cómo afectarán la actividad física.
  • También es buena idea hablar con un entrenador físico profesional. Visita un gimnasio cercano que sea cómodo y accesible. Pregunta si tienen experiencia con personas con discapacidades similares a las tuyas.

Trata de hacer 2 horas y media de actividad aeróbica moderada por semana.

  • En estas actividades se incluye caminar a paso rápido o empujarte en una silla de ruedas, nadar, barrer hojas en el jardín u otras actividades que hagan que el corazón lata más rápido.
  • Comienza lentamente. Haz actividad física durante períodos de por lo menos 10 minutos a la vez.

Haz actividades para fortalecer los músculos 2 días por semana?.

  • Entre ellas se cuentan los abdominales, las flexiones de brazos en el suelo y el levantamiento de pesas.
  • Trata de ejercitar los músculos que usas con menos frecuencia debido a tu discapacidad.

Busca apoyo y sé constante.

  • Lleva a un amigo, especialmente si vas a probar una actividad nueva.
  • Si no cumples con la meta de actividad física que te propusiste, no te des por vencido. Comienza de nuevo al día siguiente.
  • Mantente activo según tus capacidades. Recuerda que un poco de actividad física es mejor que nada.

Otros temas que te pueden interesar:

Última revisión del contenido: 30 de septiembre de 2014 Revisión de contenido

¿Para quién es la información que estás buscando hoy?

myhealthfinder