Los programas escolares sí ayudan a que algunos niños no fumen

Una gran revisión de la evidencia halló que se produjo un éxito menor en los niños que ya habían comenzado a hacerlo

MARTES, 30 de abril (HealthDay News) -- Los programas de prevención del tabaquismo en las escuelas sí funcionan, reduciendo el número de niños y adolescentes que luego se hacen fumadores, halló una gran nueva revisión.

Los investigadores analizaron los datos de 134 estudios que incluyeron a un total de más de 428,000 participantes entre los 5 y los 18 años de edad, de 25 condados.

Algunos tipos de programas fueron más efectivos que otros y, en general, los niños que ya habían comenzado a fumar no parecieron beneficiarse.

Con respecto a los niños que nunca habían fumado, los programas antitabaquismo en las escuelas no tuvieron efectos significativos en el primer año. Sin embargo, en un periodo más largo, el número de fumadores fue significativamente más bajo entre los que habían recibido programas de prevención del tabaquismo que entre los que no los habían recibido.

Cuando los autores de la revisión se concentraron en un grupo mixto de niños que nunca habían fumado, que habían experimentado con fumar, y que habían fumado y lo habían dejado, hallaron que los programas antitabaquismo en las escuelas no tuvieron un efecto duradero.

Algunos de los programas antitabaquismo ayudaban a los estudiantes a desarrollar habilidades sociales, o les enseñaban a resistirse a la presión social para que fumaran. A largo plazo, los programas que promovían las habilidades sociales o enseñaban habilidades sociales en combinación con consejos sobre cómo resistirse a la presión para que fumaran tuvieron un efecto significativo sobre la prevención del tabaquismo entre los niños que nunca habían fumado.

No se observó ningún beneficio de los programas centrados exclusivamente en la resistencia de la presión para fumar, ni en los que solo usaban información o que combinaban la educación sobre el tabaco con unas iniciativas escolares y comunitarias más amplias, señalaron los autores de la revisión.

Las sesiones de refuerzo de los programas antitabaquismo no tuvieron ningún efecto sobre el número de jóvenes que luego comenzaron a fumar, según los hallazgos, publicados el 29 de abril en la revista The Cochrane Library.

"Esta revisión es importante porque no hay otras revisiones integrales de la literatura mundial sobre los programas de prevención del tabaquismo basados en las escuelas", comentó en un comunicado de prensa la coautora de la revisión, Julie McLellan, del departamento de ciencias de la atención de salud primaria de la Universidad de Oxford, en Inglaterra.

"El principal punto fuerte de la revisión es que incluye un gran número de ensayos y participantes. Sin embargo, más de la mitad eran de EE. UU., así que necesitamos ver estudios de todas las áreas del mundo, y también más estudios que analicen los efectos de las intervenciones según el sexo", añadió.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre los jóvenes y el tabaco.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTE: The Cochrane Library, news release, April 29, 2013

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. enlace externo  Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite Noticias de la salud.