El autismo y el TDAH a menudo se dan juntos, muestra una investigación

Un estudio halla que casi un tercio de los niños con autismo también tienen problemas con la atención y la hiperactividad

Por Brenda Goodman
Reportera de Healthday

JUEVES, 6 de junio (HealthDay News) -- Casi el 30 por ciento de los niños pequeños con autismo también muestran señales del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), una tasa que es tres veces mayor que la de la población en general, muestra un nuevo estudio.

"No sabemos la causa del TDAH en la mayoría de los casos. Ni sabemos la causa del autismo en la mayoría de los casos. No es ninguna sorpresa que algo que afecta al cerebro y causa algún cambio en el desarrollo podría también causar otro cambio en el desarrollo", afirmó el Dr. Andrew Adesman, jefe de pediatría del desarrollo y conductual del Centro Médico Pediátrico Steven y Alexandra Cohen, en Lake Success, Nueva York, que no participó en el estudio.

Los niños del estudio que sufrían de ambas afecciones también tendían a tener más dificultades con el aprendizaje y la socialización que los niños que solo tenían autismo.

Los investigadores comentaron que el tratamiento del TDAH podría beneficiar a los niños con autismo en el caso de que no progresen con los programas de tratamiento del autismo, que a menudo requieren que se mantenga la atención en unas habilidades específicas.

"En un niño [con autismo] que tiene grandes dificultades con la atención, la hiperactividad o ambas cosas, realmente habrá que llegar a otro nivel en las estrategias de intervención", comentó la autora del estudio, Rebeca Landa, directora del Centro del Autismo y Trastornos Relacionados del Instituto Kennedy Krieger, en Baltimore.

Para realizar el estudio, publicado el 5 de junio en la edición en línea de la revista Autism, los investigadores preguntaron a los padres de los niños que participaban en un estudio comunitario del desarrollo infantil sobre los síntomas de atención e hiperactividad: si los niños podían esperar a que les llegara su turno o no, si interrumpían a los demás cuando hablaban, si jugueteaban con cosas durante las comidas o si no podían hacer las cosas con más lentitud, por ejemplo. Todos los niños del estudio tenían de 4 a 8 años de edad.

De los 62 niños a los que se había diagnosticado autismo, 18 (el 29 por ciento) también mostraban señales de TDAH.

Un estudio anterior de niños un poco mayores halló que el 31 por ciento de los niños tenían los dos trastornos a la vez.

"No es sorprendente", comentó la Dra. Patty Manning-Courtney, directora del Centro Kelly O'Leary de Trastornos del Espectro Autista, del Centro Médico del Hospital Pediátrico de Cincinnati.

"Lo bueno de este estudio es que se tomaron la molestia de ver quién cumplía los criterios del diagnóstico y qué era lo que diferenciaba a esos niños", señaló Manning-Courtney, que no participó en la investigación.

Todos los niños que sufrían de ambos problemas eran chicos. Los chicos tienen tasas más altas de autismo y de TDAH que las chicas, según la investigación realizada.

Una limitación del estudio fue que los investigadores tuvieron que confiar en los formularios destinados a detectar el TDAH en los niños típicos. Realmente no hay buenas pruebas de atención e hiperactividad para los niños con autismo, y sus problemas podrían parecer distintos de los de los niños típicos en edad escolar.

Los niños que funcionan en mayor medida dentro del espectro autista pueden tener problemas bastante obvios con la atención.

"No se trata de que tengan un déficit de atención. Se trata de que no pueden repartir su atención o cambiarla a allí donde necesita estar", explicó Manning-Courtney. "Hablo con los padres de los niños con autismo sobre la regulación de la atención más que del déficit de atención".

En los niños que tienen un autismo más grave, el TDAH puede ser más complicado de detectar.

"Es difícil de decir si su nivel de actividad es diferente porque se retrasan o porque tienen un autismo más grave o si se trata de un TDAH", indicó Manning-Courtney.

Pero si los padres y los profesores se percatan de que los problemas de atención o de la actividad afectan la habilidad del niño de progresar, entonces ha llegado el momento de pedir ayuda, afirmó.

Los primeros tratamientos de los problemas de atención en los niños autistas tienen que ver con intervenciones en la conducta con la intención de enseñarles a controlar mejor la concentración de la atención.

Si las conductas no mejoran con la ayuda, Landa afirmó que los médicos entonces pasarán a la medicación.

"Si su hijo tiene ese tipo de problemas, vale la pena mencionarlo a su pediatra y también ponerse en contacto con los profesores", añadió Landa.

Más información

Para más información sobre el TDAH, visite los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

FUENTES: Andrew Adesman, M.D., chief, developmental and behavioral pediatrics, Steven and Alexandra Cohen Children's Medical Center, Lake Success, N.Y.; Rebecca Landa, Ph.D., director, Center for Autism and Related Disorders, Kennedy Krieger Institute, Baltimore; Patty Manning-Courtney, M.D., director, Kelly O'Leary Center for Autism Spectrum Disorders, Cincinnati Children's Hospital Medical Center; June 5, 2013, Autism, online

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. enlace externo  Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite Noticias de la salud.