Es menos probable que se diagnostique y trate el TDAH en los niños minoritarios, según un estudio

El hallazgo apunta a unas posibles disparidades en la atención

Por Brenda Goodman
Reportero de Healthday

LUNES, 24 de junio (HealthDay News) -- Los niños minoritarios son significativamente menos propensos que sus pares blancos a ser diagnosticados o tratados por el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), muestra una investigación reciente.

El estudio, que aparece en la edición en línea del 24 de junio y en la edición impresa de julio de la revista Pediatrics, dio seguimiento a más de 17,000 niños de todo el país, desde kindergarten hasta el octavo curso. Los investigadores preguntaron a los padres con regularidad si sus hijos habían sido diagnosticados con TDAH.

Incluso tras tomar en cuenta varios factores que pueden influir sobre la conducta, la atención y el acceso a la atención de salud, los investigadores hallaron que los niños hispanos y asiáticos y los de otras razas tenían alrededor de la mitad de las probabilidades de recibir un diagnóstico que los blancos. Los negros tenían alrededor de dos tercios menos de probabilidades de que se reconociera que tenían un problema de atención o hiperactividad que los blancos.

Además, cuando los niños de grupos minoritarios eran diagnosticados, eran menos propensos a recibir fármacos que los niños blancos con TDAH, hallaron los investigadores.

Sin embargo, el estudio no puede aclarar si las diferencias significan que el TDAH se diagnostica poco en las minorías o demasiado en los blancos. Investigaciones anteriores han planteado ambas posibilidades.

Por ejemplo, un estudio publicado en 2009 en la revista Clinical Psychology Review halló que a pesar de tener más síntomas de tendencia a distraerse e hiperactividad, los niños negros eran diagnosticados con TDAH con menos frecuencia que los blancos.

Por otro lado, un estudio publicado en abril de 2012 en la revista Canadian Medical Association Journal halló que los niños más pequeños en su curso en la escuela tenían más probabilidades de que les diagnosticaran en comparación con los niños de más edad en el mismo curso, lo que sugiere que algunos médicos y maestros podrían confundir la falta de madurez con el TDAH, conduciendo a un diagnóstico excesivo.

Una experta sugirió que las diferencias socioeconómicas y culturales podrían tener algo que ver.

Los médicos aún no saben si uno o ambos problemas podrían ser responsables de las tasas más bajas de diagnóstico entre las minorías observadas en el estudio actual, señaló la Dra. Tanya Froehlich, pediatra del Hospital Pediátrico de Cincinnati, en Ohio.

"Sí parece estar claro que algunas diferencias culturales tienen algo que ver, y también probablemente algunas diferencias en el acceso a la atención de salud y a la información de atención de salud", señaló Froehlich, quien no participó en la investigación.

Por ejemplo, el estudio anotó que los niños sin seguro de salud eran menos propensos a ser diagnosticados con TDAH que los niños que contaban con cobertura. Los niños de familias de bajos ingresos también tenían menos probabilidades de recibir un diagnóstico.

Pero los niños con madres de más edad, que tienden a tener un nivel educativo más alto, y los que tenían padres que hablaban en inglés con el médico, eran más propensos a ser diagnosticados con la afección. Ambos factores son señales de que el acceso a la atención de salud y la concienciación sobre el problema también podría tener algo que ver.

Varios factores de riesgo del TDAH ocurren con más frecuencia en los niños de las minorías que entre los blancos. Incluyen unos ingresos familiares más bajos, unos padres con un nivel educativo más bajo y un peso bajo al nacer.

"Lo que esto sugiere en nuestro estudio es que hay niños que probablemente ameriten un diagnóstico pero que no lo reciben, lo que plantea el tema de la falta de tratamiento", señaló el autor del estudio, Paul Morgan, director de la iniciativa del riesgos educativos de la Universidad Estatal de Pensilvania en University Park, Pensilvania.

Las consecuencias del TDAH pueden ser graves si no se trata.

"Sabemos que las personas con TDAH tienen unas tasas más altas de fracaso en un curso escolar, un logro académico más bajo, un rendimiento más bajo en el trabajo, tasas más altas de encarcelamiento, unas tasas más altas de abuso de sustancias, más problemas en las relaciones y unas tasas más elevadas de depresión y ansiedad", advirtió Froehlich. "Es algo abarcador".

Hay cierta evidencia de que el tratamiento, ya sean terapias conductuales o medicamentos, puede mejorar los resultados de los niños afectados.

"Sin duda alguna, lo deseable es que todos los niños reciban tratamiento y que tengan las mayores probabilidades de éxito en la vida", enfatizó Froehlich. "Si las personas de verdad sufren de TDAH y no son identificadas, eso hará que no triunfen".

Más información

Para más información sobre el TDAH, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTES: Tanya Froehlich, M.D., assistant professor, Cincinnati Children's Hospital Medical Center, Ohio; Paul Morgan, Ph.D., director, educational risk initiative, Pennsylvania State University, University Park, Pa.; July 2013, Pediatrics

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. enlace externo  Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite Noticias de la salud.