Vinculan las bebidas azucaradas con el exceso de peso entre los niños de edad preescolar

Un estudio halló que los que más las bebían tenían más probabilidades de ser obesos a los cinco años

Por Amy Norton
Reportera de Healthday

LUNES, 5 de agosto (HealthDay News) -- Los niños en edad preescolar que beben bebidas azucaradas con regularidad tienden a aumentar más de peso que otros niños, sugiere un gran estudio de niños de EE. UU.

Los investigadores hallaron que entre los niños de dos a cinco años a quienes dieron seguimiento, los que bebían con regularidad bebidas endulzadas con azúcar a los cinco años de edad tenían un 43 por ciento más de probabilidades de obesidad que sus pares que raras veces consumían esas bebidas.

Además, los niños de dos años que consumían al menos una bebida azucarada al día aumentaron más de peso en los próximos años que sus pares.

Los resultados, que aparecen en línea el 5 de agosto y en la edición impresa de septiembre de la revista Pediatrics, aumentan la evidencia que vincula las bebidas azucaradas con el exceso de peso entre los niños mayores. Y aunque el estudio no puede probar que las bebidas provoquen el aumento de peso, los expertos dijeron que los padres deben elegir agua y leche para calmar la sed de los niños en edad preescolar.

"No podemos asegurar que eliminar las bebidas azucaradas prevendría el aumento de peso", apuntó el investigador líder, el Dr. Mark DeBoer, endocrinólogo pediátrico de la Universidad de Virginia, en Charlottesville.

"[Pero] hay fuentes saludables de calorías, y hay otras menos saludables", planteó. "Las bebidas azucaradas no reportan otros beneficios nutricionales".

El agua, al contrario, es una forma sin calorías para hidratar a los niños. DeBoer comentó que "la leche tiene vitamina D, proteína y calcio". Además, añadió, la proteína y la grasa de la leche hace que los niños pequeños se sientan llenos, de forma que quizás coman menos que cuando sus dietas son ricas en bebidas azucaradas, que son menos satisfactorias.

Varios factores influyen sobre la obesidad infantil, entre ellos los genes, la dieta general y la actividad física, apuntó la Dra. Anisha Patel, profesora asistente de pediatría de la Universidad de California, en San Francisco.

"[Pero] las bebidas azucaradas sobresalen como uno de los principales contribuyentes a la obesidad", planteó.

Son sabrosas, baratas y se anuncian mucho, apuntó Patel, coautora de un editorial sobre el estudio, junto con Lorrene Ritchie, dietista registrada de la Universidad de California, en Berkeley.

Patel dijo que, según investigaciones del gobierno federal, los niños de EE. UU. eliminarían 235 calorías al día de la dieta si cambiaran las bebidas azucaradas o el jugo 100 por ciento de fruta por agua.

"Es más o menos el equivalente de caminar una hora", dijo Patel.

Los hallazgos actuales se basan en 9,600 niños que participaron en un estudio patrocinado por el gobierno. El equipo de DeBoer observó la relación entre la ingesta de bebidas azucaradas de los niños, que reportaron sus madres, y los cambios en su peso.

En general, alrededor del 15 por ciento de los niños tenían sobrepeso a todas las edades, y un número similar eran obesos. A los cinco años, los niños que consumían al menos una bebida azucarada por día tenían un 43 por ciento más de probabilidades de ser obesos que los que las consumían raramente.

Esto fue tras tomar ciertos factores en cuenta, como los ingresos familiares y el uso de la televisión.

Aun así, apuntó DeBoer, su equipo no pudo dar una explicación de todo lo que ejercía alguna influencia sobre el peso de los niños. El estudio carecía de información sobre la dieta general de los niños, una información faltante "vital", afirmó.

"Lo único que podemos decir es que hay una asociación entre [las bebidas azucaradas] y el peso de los niños", señaló DeBoer.

Pero aún así, hay una "base firme de evidencia" que vincula las bebidas azucaradas con la obesidad en los niños y en los adultos, apuntó Patel. Y la mayoría de los distritos escolares de EE. UU. cuentan ahora con políticas que restringen las bebidas endulzadas, apuntó en el editorial.

Patel aseguró que estos hallazgos más recientes sugieren que se deben tomar las mismas medidas en las guarderías. Algunos estados, como California, han aprobado leyes con esa función, pero la mayoría no lo han hecho.

DeBoer y Patel aconsejaron a los padres recurrir a unas bebidas más saludables, y a no olvidarse de la dieta general del niño. DeBoer apuntó que también hay que buscar el azúcar añadido en la comida.

Patel también sugirió elegir fruta entera en lugar de jugo de fruta, dado que la fruta es una buena fuente de fibra.

Más Información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre las bebidas saludables para los niños.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTES: Mark DeBoer, M.D., assistant professor, pediatrics, University of Virginia School of Medicine, Charlottesville; Anisha Patel, M.D., assistant professor, pediatrics, University of California, San Francisco, School of Medicine; Aug. 5, 2013, Pediatrics, online

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. enlace externo  Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite Noticias de la salud.