La artritis reumatoide aumenta el potencial de coágulos sanguíneos, sugiere un estudio

Los investigadores hallaron que hay el triple de riesgo de padecer de coágulos sanguíneos en las piernas y el doble de riesgo de padecerlos en los pulmones

Por Kathleen Doheny
Reportera de Healthday

JUEVES, 8 de agosto (HealthDay News) -- La artritis reumatoide aumenta el riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos potencialmente letales en las piernas y en los pulmones, según una nueva investigación taiwanesa.

Las personas que sufren de las formas inflamatorias de artritis tienen más del triple de probabilidades de desarrollar una trombosis venosa profunda (un coágulo, por lo general en las piernas) y el doble de probabilidades de padecer un tromboembolismo pulmonar (un coágulo que se desplaza a los pulmones), en comparación con las que no tienen ese diagnóstico, halló el nuevo estudio.

"Diría que se trata de un aumento moderado en el riesgo", apuntó el Dr. Tore Kvien, editor jefe de la revista Annals of the Rheumatic Diseases y director de reumatología del Hospital Diakonhjemmet en Oslo, Noruega.

La investigación aparece en la edición en línea del 7 de agosto de la revista.

El estudio, que halló una asociación entre la artritis reumatoide y los coágulos sanguíneos, pero no una relación causal directa, es el más reciente en examinar este vínculo.

"Este estudio es coherente con lo que nuestro estudio y otros trabajos publicados encontraron", aseguró la Dra. Seoyoung Kim, profesora asistente de medicina del Hospital Brigham and Women's y de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, en Boston. En su estudio, Kim y colegas también reportaron un aumento en el riesgo de coágulos sanguíneos en los pacientes de artritis reumatoide.

En el nuevo estudio, los investigadores usaron una base de datos nacional para identificar a unas 30,000 personas que contrajeron artritis reumatoide entre 1998 y 2008. Los vigilaron hasta el 2010 para ver si el diagnóstico de artritis reumatoide afectaba el riesgo de coágulos sanguíneos.

Los investigadores compararon los datos con los expedientes de 117,000 personas sin artritis reumatoide de la misma edad y el mismo sexo.

Incluso tras tomar en cuenta otras afecciones de salud, como la hipertensión, las cirugías y el cáncer, los que sufrían de artritis reumatoide seguían teniendo más probabilidades de desarrollar los coágulos sanguíneos que los que no habían sido diagnosticados con artritis reumatoide.

Los pacientes menores de 50 años eran particularmente vulnerables, hallaron los investigadores.

Unos 1.3 millones de personas de EE. UU. (alrededor del 0.4 por ciento de la población) sufren de artritis reumatoide, según la Arthritis Foundation. En la artritis reumatoide, el sistema inmunitario ataca al tejido del propio cuerpo, sobre todo la membrana fina que recubre las articulaciones. Esto resulta en una inflamación y un dolor crónicos. La causa se desconoce, pero los expertos creen que tiene que ver con factores genéticos y ambientales.

Además de estar conscientes del vínculo con los coágulos, Kvien sugirió que los que sufren de artritis reumatoide sean tan físicamente activos como puedan.

Los investigadores no pueden explicar sus hallazgos del todo, pero se cree que la inflamación crónica tiene algo que ver.

El aumento en el riesgo podría estar asociado con la inflamación, apuntó Kim, o con los tratamientos para la artritis reumatoide.

Se debe asignar un régimen de prevención de coágulos a los pacientes de artritis reumatoide que necesitan cirugía, tratamiento para el cáncer u hospitalización, planteó. Las personas con la enfermedad también deben intentar tener un estilo de vida sano para minimizar las probabilidades de coágulos.

"En este momento, los pacientes de artritis reumatoide deben hacer todo lo que puedan por evitar los factores de riesgo modificables de los coágulos sanguíneos", aconsejó la Dra. Diane Horowitz, reumatóloga del Hospital de la Universidad de North Shore en Manhasset, Nueva York, y del Centro Médico Judío de Long Island en New Hyde Park, Nueva York. Esto significa no fumar y evitar los periodos prolongados de inmovilidad, explicó Horowitz, que no participó en el estudio.

Cualquier persona que sufra de artritis reumatoide que haya tenido un coágulo sanguíneo debe conversar sobre los nuevos hallazgos con el reumatólogo, aconsejó Horowitz.

Se necesita más investigación para determinar si el mayor riesgo de coágulos se puede reducir con los medicamentos, la actividad física, perder peso o no fumar, añadió Kim.

Más información

Para saber más sobre la artritis reumatoide, visite la Arthritis Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTES: Seoyoung Kim, M.D., assistant professor, medicine, Brigham and Women's Hospital and Harvard Medical School, Boston; Diane Horowitz, M.D., rheumatologist, North Shore University Hospital, Manhasset, N.Y., and Long Island Jewish Medical Center, New Hyde Park, N.Y.; Tore Kvien, M.D., Ph.D., professor, rheumatology, University of Oslo, and head, rheumatology, Diakonjemmet Hospital, Oslo, Norway, and editor-in-chief, Annals of the Rheumatic Diseases; Aug. 7, 2013, Annals of the Rheumatic Diseases, online

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. enlace externo  Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite Noticias de la salud.