Animar a la pareja a que haga una dieta podría resultar contraproducente

La respuesta podría ser malsana, como los ayunos, tomar pastillas de dieta o los atracones de comida, halla un estudio

Por Kathleen Doheny
Reportera de Healthday

JUEVES, 8 de agosto (HealthDay News) -- Instar a la pareja a que haga una dieta podría parecer la manera adecuada de ofrecer respaldo, pero un estudio reciente halla que puede desencadenar hábitos malsanos como los ayunos y tomar pastillas de dieta, medidas que pueden llevarles a trastornos alimentarios graves.

Tanto las mujeres como los hombres tendían a reaccionar negativamente a las exhortaciones bien intencionadas de sus parejas, señaló la investigadora, Marla Eisenberg, profesora asociada de salud y medicina adolescentes de la Universidad de Minnesota.

"Las parejas sentimentales proveen una retroalimentación importante sobre el peso del otro", aclaró Eisenberg. "Sin embargo, exhortar a su ser querido a que haga una dieta podría hacer más mal que bien".

En 2008 y 2009, encuestó a casi 1,300 adultos jóvenes en Minnesota de 20 a 31 años de edad y que estaban en una relación de pareja.

Más del 40 por ciento de los encuestados habían realizado conductas extremas de dieta en el año anterior, halló. Los atracones de comida casi se duplicaron entre las mujeres cuyas parejas las animaban "mucho" a hacer dieta, en comparación con "nada en absoluto". Mientras que alrededor del 14 por ciento de las mujeres a quienes no se animó a hacer una dieta tuvieron atracones de comida, lo mismo sucedió en más del 25 por ciento de aquellas a quienes se animó "mucho" a hacer una dieta.

El 4 por ciento de los hombres a quienes su pareja no animó a hacer una dieta tuvieron atracones de comida, frente al 14 por ciento de aquellos que recibían ruegos constantes para que hicieran dieta, hallaron los investigadores.

El estudio aparece en la edición de julio y agosto de la revista American Journal of Health Promotion.

Alrededor de la mitad de los hombres y de las mujeres dijeron que sus parejas los animaban a hacer dieta con poca, cierta o mucha frecuencia. Más del 56 por ciento dijeron que sus parejas hacían dieta para perder peso.

Alrededor de la mitad de los hombres y de las mujeres tenían un peso normal o poco peso, el 27 por ciento tenían sobrepeso y el 22 por ciento eran obesos, según el informe.

Eisenberg no le preguntó a los hombres ni a las mujeres por qué recurrían a conductas malsanas si les instaba a hacer dieta, pero tiene una idea. "Podríamos especular que al sugerirle a la pareja que deben perder peso o hacer dieta se implica que el otro tiene sobrepeso, no es atractivo ni sexy, etc., lo que puede ser un mensaje muy doloroso", planteó.

"Los comentarios negativos, aunque sean bien intencionados, podrían contribuir a una peor imagen corporal y a unas conductas alimentarias malsanas", explicó Eisenberg.

Los hallazgos se sostuvieron en ambos sexos, dijo, pero fueron ligeramente más pronunciados y constantes en las mujeres. Que los hombres también se vieran afectados no sorprendió a Eisenberg. "Claro, los hombres también tienen problemas con la imagen corporal", añadió.

Edward Abramson, psicólogo clínico en Chico, California, quien ha escrito sobre la alimentación emocional, no se mostró sorprendido de que exhortar a las personas a que hagan dieta no lleve a conductas saludables. "Casi el 100 por ciento de las personas con sobrepeso lo sabe", afirmó. "Saben que el tocino y las rosquillas tienen más calorías que el apio".

Cuando dirige grupos de control de peso, Abramson halla que aquellos a quienes instan constantemente a hacer dieta y perder peso a veces hacen todo lo posible por comer en exceso, un tipo de rebelión contra la pareja, cree.

Abramson comentó que "no soy un fan de las dietas". En vez de ello, anima a las parejas a trabajar juntas con los problemas de peso. Por ejemplo, si salen a comer, podrían compartir un plato principal. Si están cocinando juntos en casa, podrían enfocarse en que sea saludable.

Eisenberg, autora del estudio, sugirió que "si alguien realmente está preocupado por el peso de su pareja, la recomendación es que lo discuta, enfatizando la salud en lugar de la apariencia, y enfocándose en la adopción de un estilo de vida más saludable a largo plazo en lugar de hacer dieta, que generalmente se caracteriza por unas restricciones que son difíciles de mantener y que no son efectivas para perder peso a largo plazo".

La pareja debe tener cuidado sobre cómo expresarse al animar a perder peso, dijo. "Escuchar una invitación para dar un paseo después de la cena porque a la pareja le encantaría estar acompañado probablemente sea mejor recibido que un consejo de no comer helado como postre".

Más información

Para más información sobre los trastornos alimentarios, visite la Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTES: Marla Eisenberg, Sc.D., M.P.H., associate professor of adolescent health and medicine, University of Minnesota, Minneapolis; Edward Abramson, Ph.D., clinical psychologist, Chico, Calif., and author, Emotional Eating; July/August 2013, American Journal of Health Promotion

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. enlace externo  Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite Noticias de la salud.