El uso de cigarrillos electrónicos por parte de los adolescentes se ha duplicado en un año, según los CDC

Las autoridades de salud muestran su preocupación por el hecho de que los dispositivos puedan provocar que más niños se vuelvan adictos a los productos con tabaco

Por Steven Reinberg
Reportero de Healthday

JUEVES, 5 de septiembre (HealthDay News) -- El uso de cigarrillos electrónicos (o e-cigarrillos) por parte de estudiantes de la escuela intermedia y secundaria aumentó en más del doble de 2011 a 2012, según informaron el jueves las autoridades federales de salud.

Y, más que usar el cigarrillo electrónico como sustituto del tabaco, el 76 por ciento de los usuarios de e-cigarrillos también fumaban cigarrillos normales, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

"Nos parece alarmante que haya un aumento tan grande en el número de niños de secundaria y de intermedia que estén experimentando con los e-cigarrillos de un año para otro", afirmó el Dr. Tim McAfee, director de la Oficina de Tabaquismo y Salud de los CDC.

McAfee afirmó que el aumento del uso de los e-cigarrillos por parte de los niños es inquietante, y debe observarse en el contexto de todo el consumo de tabaco. "El uso de los e-cigarrillos no es un hecho aislado, sino que es algo que ocurre en un mundo donde los cigarrillos están en todas partes. Todavía tenemos más de 40 millones de personas que fuman y 500,000 muertes al año por fumar cigarrillos", señaló.

Uno de los peligros de los e-cigarrillos es que pueden animar a los niños a fumar cigarrillos de verdad, comentó McAfee. "Los [e-cigarrillos] son fáciles de comprar porque su venta no está restringida", indicó. "Se pueden comprar en cualquier parte: en internet, en un quiosco o en un centro comercial".

McAfee comentó que un adolescente que prueba aunque sea solo un cigarrillo de verdad está doblando su riesgo de llegar a ser fumador". "Nos preocupa que los e-cigarrillos ayuden a los niños a superar sus inhibiciones y a que vuelva a normalizar el tabaquismo, y que se socaven así los progresos que hemos conseguido", afirmó.

No hay una evidencia concluyente de que los e-cigarrillos hagan que se fumen cigarrillos reales, reconoció McAfee. "Dado que solo tenemos los resultados de encuestas, no tenemos una evidencia directa, pero es probable que aumente el riesgo de fumar", planteó.

"No hay ninguna ventaja en el hecho de que los adolescentes estén expuestos a los e-cigarrillos", añadió.

McAfee afirmó que le preocupa que los e-cigarrillos hagan a los niños adictos a la nicotina en un momento en que el cerebro todavía se está desarrollando. "Nos preocupa el consumo de nicotina en la adolescencia, porque el cerebro adolescente tiene una susceptibilidad única a la adicción y la nicotina es perjudicial para su desarrollo cerebral", explicó.

Los hallazgos del estudio aparecen en la edición del 6 de septiembre de la revista Morbidity and Mortality Weekly Report de los CDC.

Matthew Myers, presidente de la Campaign for Tobacco-Free Kids, calificó los hallazgos de los CDC como "alarmantes, pero no sorprendentes".

"Los e-cigarrillos se venden con una diversidad de sabores dulces que gustan a los niños como la 'vainilla intensa', la 'explosión de cereza' y el chocolate, y se comercializan cada vez más mediante el uso de temas e imágenes que fueron usados durante mucho tiempo para vender cigarrillos normales a los niños", afirmó.

Aunque los fabricantes de e-cigarrillos mantienen que solo los anuncian para los que ya son fumadores, a menudo como una forma de dejar el hábito, las nuevas estadísticas de los CDC muestran que el mercadeo está haciendo que los niños empiecen con algo que podría convertirse en una adicción para toda la vida a los productos con tabaco, afirmó Myers.

"La industria de los e-cigarrillos se presenta a sí misma con el deseo de ayudar a resolver el problema del tabaco, pero su estilo de mercadeo recuerda a la industria del tabaco de los peores tiempos", indicó.

Gracias a los datos de la Encuesta nacional de tabaco y juventud, el estudio de los CDC descubrió que el uso de e-cigarrillos por parte de los estudiantes de secundaria aumentó del 4.7 por ciento en 2011 hasta el 10 por ciento en 2012.

El porcentaje de estudiantes de secundaria que afirmaron que habían usado e-cigarrillos en los últimos 30 días aumentó del 1.5 por ciento al 2.8 por ciento para el mismo periodo de tiempo. Los investigadores hallaron que el uso de cigarrillos electrónicos se duplicó entre los estudiantes de intermedia.

Más de 1.78 millones de estudiantes de intermedia y secundaria probaron los e-cigarrillos en 2012, observaron los autores del estudio.

"El aumento del uso de los e-cigarrillos por parte de los adolescentes es muy inquietante", declaró el director de los CDC, el Dr. Thomas Frieden, en un comunicado de prensa de la agencia. "La nicotina es una droga altamente adictiva. Muchos adolescentes que empiezan con los e-cigarrillos pueden estar condenados a luchar durante toda su vida con la adicción a la nicotina y a los cigarrillos convencionales".

Los e-cigarrillos son mecanismos que funcionan con pilas que suministran una dosis de nicotina junto con otros aditivos. En la actualidad no han sido regulados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. La FDA ha afirmado que está intentando ampliar su autoridad sobre los productos con tabaco, incluidos los e-cigarrillos.

Según la FDA, algunos e-cigarrillos han sido comercializados como ayuda para dejar de fumar, pero no existen evidencias científicas de que ayuden a las personas a dejar de fumar.

Thomas Kiklas, presidente de la Asociación del Cigarrillo Electrónico de Vapor de Tabaco (Tobacco Vapor Electronic Cigarette Association), un grupo industrial, afirmó que los e-cigarrillos deberían regularse del mismo modo que los reales, pero la FDA, hasta la fecha, no ha propuesto ninguna regulación. Un tribunal federal de EE. UU. dictaminó en 2010 que los e-cigarrillos no podían ser regulados como un medicamento o un dispositivo terapéutico, pero que la FDA podría regularlos como un producto con tabaco, señaló.

"La postura de la Asociación del Cigarrillo Electrónico de Vapor de Tabaco es que los cigarrillos electrónicos son un producto con tabaco y, como tales, todas las ventas de las tiendas han de cumplir con todas las leyes y códigos estatales, locales y federales concernientes a la venta de productos con tabaco a menores de edad", declaró Kiklas. "Los cigarrillos electrónicos no deberían venderse o anunciarse a los menores de edad".

Más información

Para más información sobre dejar de fumar, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

FUENTES: Tim McAfee, M.D., director, Office on Smoking and Health, U.S. Centers for Disease Control and Prevention; Matthew Myers, president, Campaign for Tobacco-Free Kids, Washington, D.C.; Thomas Kiklas, president, Tobacco Vapor Electronic Cigarette Association, Alpharetta, Ga.; Sept. 6, 2013, Morbidity and Mortality Weekly Report; U.S. Centers for Disease Control and Prevention, news release, Sept. 6, 2013

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. enlace externo  Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite Noticias de la salud.