Relacionan unas sustancias químicas del plástico con problemas reproductivos en ambos sexos

Unos estudios tempranos hallaron unas mayores tasas de pérdida del embarazo en las mujeres y una reducción en la fertilidad en los hombres

Por Dennis Thompson
Reportero de Healthday

LUNES, 14 de octubre (HealthDay News) -- Dos sustancias químicas del plástico, el bisfenol A (BPA) y los ftalatos, podrían aminorar la capacidad reproductiva tanto de los hombres como de las mujeres, según dos nuevos estudios tempranos de tamaño reducido.

Las mujeres que tienen unos niveles altos de BPA en la sangre experimentan un aumento del 80 por ciento en el riesgo de pérdida del embarazo cuando se comparan con mujeres con poco o ningún BPA, reportó la coautora del estudio, la Dra. Ruth Lathi.

"El BPA en el momento de la concepción fue significativamente mayor entre las que perdieron el embarazo en comparación con las que tuvieron un nacimiento vivo", apuntó Lathi, profesora asistente de obstetricia y ginecología del Centro Médico de la Universidad de Stanford, en Palo Alto, California.

Mientras tanto, las parejas pueden experimentar una reducción del 20 por ciento en la capacidad reproductiva si el hombre tiene concentraciones altas de ftalatos, según un estudio financiado por el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano de EE. UU.

Ambos estudios serán presentados esta semana en la reunión conjunta de la Federación Internacional de Sociedades de la Fertilidad (International Federation of Fertility Societies) y de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (American Society for Reproductive Medicine), llevada a cabo en Boston.

Ambos estudios deben añadir a las crecientes preocupaciones sobre el efecto de las sustancias ambientales sobre la reproducción, los resultados del nacimiento y el desarrollo en la niñez temprana, advirtió Linda Giudice, presidenta de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva.

"Es importante que no asustemos a la gente", apuntó Giudice. "El objetivo es informar a las personas para minimizar el riesgo y maximizar la salud".

Sin embargo, un representante de un grupo comercial, el Consejo Químico Americano (American Chemistry Council, ACC), rebatió las asociaciones que los investigadores sostienen.

"Ambos estudios parecen ser estudios de pequeña escala que no pueden establecer causalidad", apuntó la vocera del ACC, Kathryn Murray St. John. "Se basan en muestras singulares para monitorizar la exposición, y por tanto sacar cualquier conclusión significativa resulta difícil".

El BPA y los ftalatos son sustancias químicas utilizadas en la producción de los plásticos. Los ftalatos ya no se usan para producir productos para bebés, como objetos para la dentición y chupetes, y el uso del BPA se ha prohibido en las tazas para bebés, los biberones y los paquetes de fórmula infantil.

Algunos médicos se muestran preocupados de que las sustancias afecten la función de las hormonas en el cuerpo humano, y que puedan tener efectos nocivos sobre los niños en el útero.

La exposición generalizada a esas sustancias ha aumentado más las preocupaciones. Por ejemplo, casi todos los estadounidenses tienen niveles detectables de BPA en la orina, según los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de EE. UU.

En el primer estudio participaron 114 mujeres reclutadas durante las pruebas del inicio del embarazo. Los investigadores tomaron muestras de sangre, y entonces compararon los niveles de BPA en la sangre con los resultados de sus embarazos.

Los niveles de BPA eran más altos entre las mujeres que perdieron el embarazo, señaló Lathi. Sin embargo, los investigadores no podían decir exactamente por qué.

"Hasta que se realicen más estudios, las mujeres con pérdidas no explicadas del embarazo podrían evitar el BPA para reducir un factor de riesgo potencial", planteó.

En el segundo estudio, los médicos tomaron muestras de orina de 501 parejas que decidieron intentar quedar embarazadas entre 2005 y 2009.

Los investigadores evaluaron la orina respecto al BPA y los ftalatos. Las parejas mantuvieron diarios todos los días sobre el coito, el estilo de vida, la menstruación y los resultados de pruebas de embarazo. Fueron monitorizados hasta que concibieron o hasta que pasó un año sin concebir.

Unos análisis estadísticos revelaron que las concentraciones de ftalatos de los hombres, pero no de las mujeres, se asociaban con una reducción de aproximadamente un 20 por ciento en el éxito reproductivo. Las parejas tardaron más en concebir o no concibieron cuando los hombres presentaban niveles altos de ftalatos.

Las parejas embarazadas o que intentan quedar embarazadas deben evitar el contacto con las fuentes potenciales de ftalatos o BPA, aconsejaron Lathi y Giudice.

Hacerlo podría ser más difícil que decirlo. Por ejemplo, el BPA y los ftalatos pueden propagarse mediante el tacto además de la ingestión, y los recibos de las cajas de cobro y los revestimientos de las latas de comida con frecuencia contienen resinas de BPA, apuntó Lathi.

Las personas deben evitar usar recipientes plásticos para calentar la comida en el microondas, dado que las sustancias del plástico pueden pasar a la comida. "No deje su botella plástica de agua en el coche bajo el sol y evite que se caliente demasiado", añadió Giudice. "Los niveles de BPA aumentan unas mil veces en una botella que ha estado bajo el sol".

St. John, la vocera de la industria, comentó que los estudios no deben provocar alarma.

"Es importante anotar que ambos estudios dependen del análisis de muestras únicas de sangre y orina para medir la exposición al BPA", apuntó. "Los estudios de este tipo básicamente no tienen la capacidad de establecer causalidad, dado que el BPA solo tiene una vida media muy corta en el cuerpo, y como resultado, los niveles en la sangre o en la orina variarán mucho incluso en un plazo de un día".

Añadió que las autoridades de salud pública siguen vigilando de forma exhaustiva la seguridad de esas sustancias, y hasta ahora no han dado ninguna alarma.

"El peso de la evidencia científica sobre el BPA ha sido evaluado extensivamente por el gobierno y por los organismos científicos de todo el mundo, que han declarado que la sustancia es segura para ser utilizada en contacto con la comida", señaló St. John. "Tan recientemente como junio de 2013, [la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU.] actualizó su perspectiva sobre el BPA, y declaró que el BPA es seguro a los niveles muy bajos en que están presentes en algunos alimentos y que el uso de BPA en los paquetes y recipientes de comida es seguro".

Debido a que se presentaron en una reunión médica, los datos y conclusiones deben ser considerados como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

Para más información sobre el bisfenol A, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTES: Ruth Lathi, M.D., assistant professor of obstetrics and gynecology, Stanford University Medical Center, Palo Alto, Calif.; Linda Giudice, M.D., Ph.D., president, American Society for Reproductive Medicine; Kathryn Murray St. John, spokeswoman, American Chemistry Council; presentations, International Federation of Fertility Societies/American Society for Reproductive Medicine meeting, Oct. 12-17 2013, Boston

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. enlace externo  Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite Noticias de la salud.