Muchos médicos ignoran las directrices y solicitan las pruebas del APE para hombres de edad avanzada

Un estudio halló que al 40 por ciento de los hombres de 75 años y mayores se les realizaban las pruebas, a pesar del consenso de los expertos en contra de tales prácticas

Por Steven Reinberg
Reportero de Healthday

MARTES, 15 de octubre (HealthDay News) -- Un nuevo estudio descubre que muchos médicos ignoran las actuales directrices que recomiendan que no se realicen las pruebas del APE a los hombres de edad avanzada y se les someta así a unas molestias y preocupaciones innecesarias.

Aunque no hay ningún grupo médico importante que en la actualidad recomiende que se realicen análisis de sangre para el antígeno prostático específico (APE) a los hombres mayores de 75 años, a más del 40 por ciento de los hombres considerados en este estudio todavía les realizaban la prueba del cáncer de próstata de este modo.

"Según qué médico de atención primaria atienda a un hombre, tendrá hasta 7 veces más probabilidades de realizar la prueba que si acude a otro médico de atención primaria", afirmó la investigadora principal, la Dra. Elizabeth Jaramillo, del departamento de geriatría del Centro sobre el Envejecimiento Sealy de la Rama de Medicina de la Universidad de Texas, en Galveston.

Los hallazgos, publicados en la edición del 16 de octubre de la revista Journal of the American Medical Association, se basan en los registros de Medicare de más de 61,000 pacientes y casi 2,000 médicos de atención primaria.

La prueba del APE generalmente no se recomienda a los hombres de 75 años y mayores, porque la gran mayoría de los cánceres de próstata crecen tan lentamente que es mucho más probable que un hombre de edad avanzada fallezca por otra afección en lo que le queda de vida que de ese cáncer, explicó Jaramillo.

"Cuando se realiza a hombres con una edad avanzada, la prueba del APE puede hacer que se produzcan daños, incluyendo un exceso en el diagnóstico", comentó. "Un exceso en el diagnóstico se produce cuando se diagnostica y se trata a alguien que vivirá durante mucho tiempo de una enfermedad que normalmente nunca provocaría síntomas ni se detectaría en lo que le quede de vida".

El tratamiento, que quizá incluya la cirugía, puede traer más riesgos que la enfermedad y causar un estrés emocional significativo. "No es necesario realizar pruebas del cáncer de próstata a hombres de edad avanzada", comentó Jaramillo.

Se estima que se han detectado más de un millón de cánceres de próstata adicionales gracias a la prueba del APE, señaló Jaramillo.

Sin embargo, hubo al menos otro experto que se mostró en desacuerdo con Jaramillo sobre las pruebas realizadas a los hombres de edad avanzada.

El Dr. Anthony D'Amico, jefe de oncología de la radiación del Hospital Brigham and Women's, en Boston, afirmó que en su opinión las decisiones sobre la realización de las pruebas deberían basarse en la salud general y la esperanza de vida de un hombre, y no en su edad.

"Según el estudio, se realizan más pruebas de APE a pacientes que no tienen [otras enfermedades], lo que sería razonable, porque las personas que cuentan con el mejor estado de salud a su edad realmente viven más tiempo que las personas de esa edad en general", planteó.

D'Amico afirmó que es necesario que se analicen con más profundidad estos datos para ver si los médicos hacían las pruebas a todos los hombres o solo a los que tenían un buen estado de salud.

Aunque no haya ninguna evidencia de que realizar la prueba a hombres de 75 años y mayores sea beneficioso, comentó D'Amico, podría valer la pena para algunos hombres. "En mi opinión personal, es muy razonable que se haga a los hombres mayores de 75 años que gocen de un buen estado de salud, sobre todo a los que tengan un riesgo alto", indicó.

Para realizar el estudio, el equipo de Jaramillo usó los datos de Medicare a fin de determinar la tasa de pruebas de APE realizadas a hombres de 75 años y mayores que no tenían antecedentes de cáncer de próstata. Los investigadores hallaron que aproximadamente el 41 por ciento de los hombres realizaron las pruebas de APE y que casi el 29 por ciento lo hicieron a petición de un médico de atención primaria. Ambas tasas se reducían conforme aumentaba la edad del paciente.

En función del médico al que acudiera, un hombre se hacía la prueba o no. Los investigadores descubrieron una diferencia de 10 veces en la tasa de médicos que solicitaron la mayoría de las pruebas y los que solicitaron el menor número de pruebas.

Además, en función de quién fuera el médico de atención primaria que atendió a un paciente se explicaban una diferencia de aproximadamente 7 veces mayor en la cantidad de pruebas de APE realizadas que en función de las características de los pacientes, afirmaron los investigadores.

Aparte del cáncer de piel, el cáncer de próstata es el cáncer más común entre los hombres. Según la Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society), este año se diagnosticarán más de 238,000 casos nuevos de cáncer de próstata.

Más información

Para más información sobre el cáncer de próstata, visite la Sociedad Estadounidense del Cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTES: Elizabeth Jaramillo, M.D., Department of Geriatrics, Sealy Center on Aging, University of Texas Medical Branch, Galveston; Anthony D'Amico, M.D., Ph.D, chief, radiation oncology, Brigham and Women's Hospital, Boston; Oct. 16, 2013, Journal of the American Medical Association

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. enlace externo  Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite Noticias de la salud.