La cirugía para perder peso parece superar a la dieta y el ejercicio

Un estudio halla que la cirugía es más efectiva durante al menos dos años

Por Serena Gordon
Reportero de Healthday

MARTES, 22 de octubre (HealthDay News) -- Para las personas que tienen que perder mucho peso, la cirugía para perder peso parece ser más efectiva que la dieta y el ejercicio, según sugiere una nueva revisión.

Sin embargo, el inconveniente que tiene este estudio es que los resultados solo tienen en cuenta los datos de dos años, de modo que los resultados a largo plazo todavía se desconocen. Este tipo de estudio, llamado metaanálisis, intenta descubrir los patrones comunes en una serie de estudios previos.

"Los individuos a los que se realizó una cirugía bariátrica perdieron más peso corporal (un promedio de 26 kg o 57.3 libras) en comparación con el tratamiento no quirúrgico, y experimentaron una remisión más alta en las tasas de diabetes tipo 2 y de síndrome metabólico", afirmó la autora del estudio, Viktoria Gloy, científica del Instituto de Epidemiología Clínica y Bioestadística de la Universidad de Basilea, en Suiza. El síndrome metabólico es un grupo de síntomas que aumentan el riesgo de diabetes tipo 2 y de enfermedad cardiaca.

"Tras la cirugía, los pacientes también afirmaron que habían experimentado unas mayores mejoras en la calidad de vida y que tomaban menos medicamentos que los pacientes que no se habían sometido a la cirugía", añadió Gloy.

Gloy y sus colaboradores publicaron los hallazgos en línea el 22 de octubre en la revista BMJ.

La obesidad es un riesgo de salud pública significativo, según la información de respaldo del informe. Los casos de obesidad son más del doble ahora que hace 25 años en Estados Unidos, Reino Unido y Australia. Más de dos tercios de la población de EE. UU. actualmente tienen sobrepeso u son obesos. Muchos países europeos no van muy a la zaga, con tasas de sobrepeso y obesidad de aproximadamente entre el 40 y el 50 por ciento, según los investigadores.

La obesidad aumenta el riesgo de muchas enfermedades graves, incluyendo la diabetes tipo 2, la hipertensión, el colesterol alto, las enfermedades cardiovasculares, algunos tipos de cáncer y enfermedades musculoesqueléticas como la osteoartritis, según el análisis.

Los tratamientos para la obesidad incluyen la cirugía para perder peso y las opciones no quirúrgicas, como los cambios en la dieta, los medicamentos y un aumento en la actividad física.

Para ver qué tratamientos ayudan más a las personas a perder peso y a mejorar su salud, Gloy y sus colaboradores revisaron los estudios realizados con anterioridad sobre la pérdida de peso, y hallaron 11 estudios con casi 800 personas que se sometieron a una cirugía para perder peso o a tratamientos no quirúrgicos para adelgazar.

Además de perder más peso, los que se sometieron a la cirugía para perder peso tuvieron una tasa de remisión de la diabetes tipo 2 que era 22 veces mayor que en el grupo al que no se le realizó el procedimiento quirúrgico. Las tasas de síndrome metabólico también se redujeron más en aquellos que se sometieron a la cirugía, según el análisis.

Los triglicéridos, un tipo de grasa presente en la sangre, se redujeron más, y los niveles del colesterol (HDL) bueno aumentaron más en aquellos a los que se realizó la cirugía.

No hubo diferencias significativas en los niveles de hipertensión y en los de colesterol malo (LDL) entre ambos grupos, hallaron los investigadores.

"Las evidencias más allá de los dos años de seguimiento, en particular en los eventos adversos, las enfermedades cardiacas y en la mortalidad, siguen sin estar claras y requieren que se hagan más investigaciones en este tema", indicó Gloy.

El Dr. Joel Zonszein, director del Centro Clínico de Diabetes del Centro Médico Montefiore de la ciudad de Nueva York, comentó que "aumentar de peso es muy fácil, pero perderlo es muy difícil. Este metaanálisis se hizo muy cuidadosamente y estoy de acuerdo con lo que hallaron. Aun así, seguimos sin comprender exactamente cómo es que las cirugías bariátricas provocan la remisión de la diabetes tipo 2", indicó.

Otro experto comentó que la cirugía para perder peso debería realizarse más a menudo.

"La cirugía bariátrica se está usando demasiado poco. Si estuviéramos hablando sobre cualquier otro tratamiento con un efecto tan sorprendente sobre la diabetes se ofrecería antes a los pacientes", afirmó el Dr. Mitchell Roslin, jefe de cirugía para la obesidad en el Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York.

Por supuesto, al igual que cualquier cirugía, las que son para perder peso no carecen de riesgos. Las complicaciones más comunes de las que se han informado en el análisis actual fueron la anemia por deficiencia de hierro y la necesidad de volver a operarse. Además, la cirugía es cara. El Instituto Nacional de Diabetes y de Enfermedades Digestivas y del Riñón e EE. UU. estima que el precio promedio de la cirugía para perder peso es de hasta 25,000 dólares.

Tanto Roslin como Zonszein dijeron que las personas se sometan a una cirugía para perder peso deberían escogerse con cuidado. Las recomendaciones actuales recomiendan la cirugía para cualquier persona con un índice de masa corporal (IMC) mayor de 40, o un IMC de 35 o mayor si tienen otras enfermedades relacionadas con la obesidad, como la diabetes tipo 2 y la hipertensión. El IMC es una medida basada en la estatura y el peso.

Pero ambos expertos sentían que se debería incluir a más personas en esas recomendaciones. Zonszein afirmó que a las personas con un IMC de hasta 30, si había evidencias de otras anomalías metabólicas, se les debería aconsejar que realizaran la cirugía. Roslin también dijo que si las personas con diabetes tipo 2 no podían mantener el control con los medicamentos orales, entonces se les debería ofrecer la opción de la operación quirúrgica.

Roslin afirmó que las personas con diabetes tipo 2 deberían intentar perder peso y hacer más ejercicio al principio. "Dese la oportunidad de realizar cambios en el estilo de vida. Aunque es muy difícil perder el 5 por ciento de su peso corporal. Si no cree que podrá hacerlo, entonces vale la pena que sepa que existe la opción de la cirugía", sugirió.

"La cirugía conlleva riesgos reales que no se deberían subestimar, pero la diabetes también conlleva riesgos reales", indicó Roslin. "Digamos que estamos hablando sobre el cáncer de colon en lugar de la diabetes, y yo dijera: 'hay un tratamiento que podría reducir su riesgo en 22 veces, pero es invasivo', ¿consideraría hacérselo?".

Más información

Para más información sobre los diferentes tipos de cirugía bariátrica, visite el Instituto Nacional sobre la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y del Riñón de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTES: Viktoria Gloy, Ph.D., scientist, Basel Institute for Clinical Epidemiology and Biostatistics, University Hospital Basel, Basel, Switzerland; Mitchell Roslin, M.D., chief, obesity surgery, Lenox Hill Hospital, New York City; Joel Zonszein, M.D., director, clinical diabetes center, Montefiore Medical Center, New York City; Oct. 22, 2013, BMJ, online

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. enlace externo  Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite Noticias de la salud.