El 20 por ciento de los estudiantes de séptimo curso han enviado mensajes de texto con contenido sexual

Y son más propensos a haber participado en algún tipo de conducta sexual, según un estudio

Por Serena Gordon
Reportero de Healthday

LUNES, 6 de enero de 2014 (HealthDay News) -- Más del 20 por ciento de los estudiantes de séptimo curso en riesgo han enviado un mensaje de texto con contenido sexual, y esos estudiantes de escuela intermedia eran mucho más propensos a también haber participado en algún tipo de conducta sexual, halla un estudio reciente.

El envío de mensajes y/o imágenes sexualmente explícitos por medio del teléfono celular se conoce como "sexting". El 17 por ciento de los niños encuestados dijeron que habían enviado un mensaje sexualmente explícito en los seis meses anteriores. El cinco por ciento de los estudiantes de séptimo curso admitieron enviar fotos sexuales a través del celular.

Los estudiantes que enviaban esos mensajes eran tres veces más propensos a tener sexo oral y dos veces más propensos a tener sexo vaginal, según el estudio.

"El envío de mensajes sexuales no fue poco común entre los jóvenes de escuela intermedia, y ocurrió al mismo tiempo que la conducta sexual. Estos datos sugieren que las conductas telefónicas, incluso los mensajes de coqueteo, podrían ser un indicador de riesgo. Los profesionales clínicos, los padres y los programas de salud deben discutir el envío de mensajes de texto sexuales con los adolecentes", escribieron los autores del estudio.

Los hallazgos aparecen en línea el 6 de enero en la revista Pediatrics.

Muchos de los adolescentes y preadolescentes de hoy día tienen acceso a internet y a los dispositivos móviles, y esto cambia la forma en que los niños se comunican. El 71 por ciento de los niños de 12 y 13 años tenían acceso a un teléfono celular, el 68 por ciento tenían sus propios celulares y el 23 por ciento tenían un smartphone, según el estudio.

Aunque los adolescentes pueden tener más conocimientos sobre la tecnología que sus padres, los adolescentes jóvenes carecen de la madurez para comprender del todo las consecuencias de sus acciones, apuntaron los investigadores.

En el estudio, 410 estudiantes de séptimo curso de cinco escuelas intermedias públicas urbanas de Rhode Island completaron encuestas entre 2009 y 2012. Todos los niños habían sido identificados por consejeros, enfermeras o administradores escolares como que tenían dificultades conductuales o emocionales.

Los estudiantes completaron encuetas escritas sobre sus conductas de envíos de mensajes de texto sexuales, las conductas de riesgo sexual y la actividad sexual. También recibieron pruebas escritas para evaluar su competencia emocional.

El 17 por ciento de los adolescentes afirmaron que habían enviado mensajes de texto sexuales en los seis meses anteriores, mientras que el 5 por ciento dijeron que habían enviado fotografías sexuales por teléfono celular en los seis meses anteriores. El 9 por ciento de los adolescentes dijeron que habían enviado mensajes sexuales a través de internet y el 2 por ciento dijeron que habían enviado fotografías sexuales por ese medio.

Los que enviaban mensajes sexuales eran más propensos a tener una mayor madurez física que sus pares. Los adolecentes hispanos eran más propensos que otros grupos a enviar fotografías sexuales a través de mensajes de texto, según el estudio. Las chicas eran mucho más propensas que los chicos a enviar fotografías sexuales por mensaje de texto.

Los adolescentes que enviaban mensajes sexuales tenían más problemas de competencia emocional, y tenían menos concienciación emocional que sus compañeros, indicó el estudio. Los adolescentes que enviaban mensajes con contenido sexual eran más propensos a indicar la intención de participar en actividad sexual, y eran más propensos a sentir que sus compañeros, su familia y los medios de comunicación aprobaban dicha conducta.

Los adolecentes que enviaban mensajes con contenido sexual eran el doble de propensos a tocar los genitales por encima de la ropa, 2.7 veces más propensos a tener sexo oral y 2.2 veces más propensos a tener sexo vaginal que sus compañeros que no enviaban ese tipo de mensajes, mostraron los hallazgos.

Una experta dijo que la edad a la que esta conducta ocurre probablemente sorprenda a muchos.

"Los padres probablemente no piensen tanto en las conductas sexuales de los niños de 12 o 13 años", apuntó la Dra. Hina Talib, médica encargada de la división de medicina adolescente del Hospital Pediátrico de Montefiore, en la ciudad de Nueva York. "Este estudio resalta que los adolescentes de la escuela intermedia pueden ser vulnerables, y que médicos y padres deben evaluar estas conductas y hablar sobre la seguridad de los medios de comunicación. Este grupo está en riesgo debido a la forma en que toman decisiones. Creen que son invencibles".

Talib dijo que sospechaba que la tasa de mensajes de texto con contenido sexual sería más baja en los estudiantes de escuela intermedia que no tienen dificultades emocionales o conductuales, pero dijo que sigue siendo importante que los padres hablen con sus hijos sobre el sexting.

"El ambiente casi normaliza el envío de mensajes con contenido sexual. Los padres pueden eliminar esa normalidad y enseñar a sus hijos que no es normal, que no es seguro y que tiene ramificaciones y consecuencias que probablemente no hayan tomado en cuenta. Una discusión sobre el sexting puede ser una forma de comenzar a hablar sobre cómo deberían ser unas relaciones sanas", apuntó Talib.

Sugirió que los padres comiencen la conversación planteando como "he oído que algunas personas reciben mensajes con imágenes sexuales. ¿Lo has oído mencionar? ¿Sabías que eso puede provocar problemas?'".

El Dr. Victor Fornari es director de la división de psiquiatría infantil y adolescente del Sistema de Salud North Shore-LIJ en New Hyde Park, Nueva York. Señaló que "la prevalencia de la conducta de sexting en este grupo de alto riesgo fue de uno de cada cinco, lo que incluye tanto mensajes como fotografías. La prevalencia significativa de esta conducta identifica una nueva oportunidad para la prevención y la intervención".

Pero, añadió Fornari, "cómo discutir sobre el envío de mensajes con contenido sexual con los jóvenes sin aumentar las probabilidades de la conducta es una nueva pregunta. Como hemos aprendido en otros estudios sobre los esfuerzos por reducir las conductas de toma de riesgo, los jóvenes son más propensos a escuchar a sus compañeros que a los adultos de la escuela. Hay que desarrollar intervenciones efectivas que puedan educar a los jóvenes sobre los riesgos del sexting".

Más información

Para más información sobre cómo hablar con los niños sobre el sexting, visite CommonSenseMedia.org.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTES: Hina Talib, M.D., attending physician, division of adolescent medicine, The Children's Hospital at Montefiore, New York City; Victor Fornari, M.D., director, division of child and adolescent psychiatry, North Shore-LIJ Health System, New Hyde Park, N.Y.; February 2014, Pediatrics

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. enlace externo  Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite Noticias de la salud.