Las alabanzas extravagantes podrían resultar contraproducentes para los niños con la autoestima baja

Unos cumplidos inflados podrían hacer que los niños se alejen de los desafíos, apuntan los investigadores

LUNES, 6 de enero de 2014 (HealthDay News) -- Aunque a los niños que se sienten bien consigo mismos podría irles muy bien con las alabanzas de sus padres u otros adultos, los cumplidos exagerados podrían tener el efecto opuesto sobre los niños con una autoestima baja, hallaron unos investigadores.

A veces los adultos podrían tratar de mejorar la confianza de los niños con unos cumplidos generosos. Pero ese tipo de alabanza inflada podría presionar demasiado a los niños con una autoestima baja, haciendo que se alejen de los desafíos, sugiere un estudio reciente.

"Los cumplidos inflados podrían resultar contraproducentes para los niños que parecen necesitarlos más, los que tienen una autoestima baja", apuntó en un comunicado de prensa de la Asociación de Ciencias Psicológicas (Association for Psychological Science) el autor líder del estudio, Eddie Brummelman, catedrático visitante de la Universidad Estatal de Ohio.

Para llevar a cabo el estudio, que aparecerá en la revista Psychological Science, los investigadores definieron los cumplidos inflados como un cumplido que incluían un adverbio o adjetivo adicionales. Por ejemplo, en lugar de un cumplido simple (como "esto se te da bien"), un cumplido inflado incluiría una palabra adicional ("esto se te da increíblemente bien").

Los adultos proveen de forma natural el doble de cumplidos inflados a los niños con una autoestima baja, hallaron los investigadores. Pero un exceso de alabanzas podría en realidad disuadir a los niños de afrontar unos desafíos más grandes, apuntaron Brummelman y sus colaboradores.

En un segundo experimento llevado a cabo en las casas de los participantes, 114 padres administraron a sus hijos 12 pruebas cronometradas de matemáticas. Varios días antes de las pruebas, los niños completaron una evaluación que medía su autoestima.

Tras las pruebas de matemáticas, los padres puntuaron el trabajo de sus hijos. Los investigadores no se hallaban presentes en la habitación, pero grabaron en video las sesiones de pruebas. Tras las pruebas, contaron el número de veces que los padres habían alabado a su hijo. Dividieron a los cumplidos en dos grupos: los cumplidos inflados y los cumplidos no inflados.

El estudio mostró que los padres alababan a sus hijos unas seis veces en la sesión de pruebas. Los cumplidos no inflados más comunes incluían "¡Bien hecho!" y "¡Esto se te da bien!".

Los investigadores apuntaron que el 25 por ciento de los cumplidos eran inflados. Los cumplidos inflados de uso más frecuente fueron "¡Respondiste muy rápido!" y "¡Súper bien!".

Los padres dieron más cumplidos inflados a sus hijos con una autoestima baja que a los niños con mucha confianza, apuntó el coautor del estudio, Brad Bushman, profesor de comunicación y psicología de la Estatal de Ohio.

"Los padres parecían pensar que los niños con una autoestima baja necesitaban las alabanzas adicionales para sentirse mejor", apuntó Bushman en el comunicado de prensa. "El motivo de los adultos es comprensible, pero hallamos en otro experimento que esas alabanzas infladas pueden ser contraproducentes para esos niños".

En un tercer experimento, 240 niños dibujaron Rosas Salvajes, un famoso cuadro de Vincent van Gogh. Los niños recibieron una nota con un cumplido inflado o uno no inflado de alguien a quien se identificó como un pintor profesional, o ningún cumplido.

Tras recibir la nota, se pidió a los niños que copiaran otro cuadro. Pero esta vez podían dibujar lo que quisieran. Se les dijo a los niños que si elegían un cuadro fácil, no aprenderían gran cosa. También se les dijo que si elegían un cuadro difícil, podrían cometer errores, pero aprenderían mucho.

El estudio mostró que los niños con una autoestima baja eran más propensos a elegir un cuadro más fácil si recibían un cumplido inflado. Pero los niños con una autoestima alta que recibieron cumplidos inflados eran más propensos a seleccionar un cuadro difícil.

"Si se le dice a un niño con una autoestima baja que lo hizo increíblemente bien, quizá piense que siempre tiene que hacerlo increíblemente bien", señaló Brummelman, quien también es estudiante doctora de psicología de la Universidad de Utrecht, en los Países Bajos. "Quizá le preocupe cumplir con esos estándares altos y decidan no afrontar ningún nuevo desafío".

"Contradice lo que mucha gente cree que resultaría más útil", señaló Brummelman. "Pero dar un cumplido inflado en realidad no es útil para los niños que ya se sienten mal sobre sí mismos".

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ofrece más información sobre cómo mejorar la autoestima de los niños.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTE: Association for Psychological Science, news release, Jan. 2, 2014

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. enlace externo  Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite Noticias de la salud.