Medio siglo de prevención del tabaco alargó 8 millones de vidas, según un estudio

Pero casi una quinta parte de los estadounidenses todavía fuman

Por Randy Dotinga
Reportero de Healthday

MARTES, 7 de enero de 2014 (HealthDay News) -- Los esfuerzos para limitar el consumo de tabaco durante los últimos 50 años han evitado 8 millones de muertes prematuras en Estados Unidos, dando a las personas un promedio de casi 20 años adicionales de vida, según un estudio reciente.

El informe del Director General de Salud de EE. UU. en 1964 sobre las enfermedades derivadas del tabaco tuvo como consecuencia un gran éxito para la salud pública, afirmaron los autores del estudio, que fue publicado en la edición del 8 de enero de la revista Journal of the American Medical Association.

Al calcular el número de personas que han evitado una muerte prematura por no fumar, los investigadores hallaron que, dado que hay menos personas que fuman, la esperanza de vida general a los 40 años de edad ha aumentado en aproximadamente 2 años.

Los resultados del estudio revelan el poder de la prevención del tabaco, comentó el coautor del estudio, Rafael Meza, profesor asistente de epidemiología en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Michigan.

Sin embargo, 18 millones de estadounidenses murieron durante ese periodo. "Esa es una cifra enorme", apuntó Meza. "Solo aproximadamente una tercera parte de las muertes potenciales se han evitado".

Los hallazgos son estimaciones, dado que no hay forma de saber con seguridad cuántas personas habrían fumado si los riesgos para la salud de fumar no se hubieran aclarado, señaló Meza.

El Dr. Mark Pletcher, profesor asociado de epidemiología y bioestadística de la Universidad de California, San Francisco, alabó el estudio. "[Es] una importante demostración del poder y los beneficios de la prevención", comentó Pletcher.

Los investigadores llevaron a cabo el estudio para comprender mejor cómo los esfuerzos para controlar el consumo de tabaco en Estados Unidos afectan a las tasas de mortalidad. En 1964, casi el 60 por ciento de los hombres y más de una tercera parte de las mujeres fumaban, indicó Meza. Hoy en día, menos del 20 por ciento de las personas adultas fuman.

Después de que el informe del Director General de Salud saliera a la luz en 1964, el consumo de tabaco empezó a decaer entre las restricciones a los anuncios de tabaco, las regulaciones que limitaban los lugares donde se podía fumar y una mayor concienciación de los riesgos. Los paquetes de cigarrillos advirtieron que fumar podría ser peligroso para la salud y el gobierno aumentó los impuestos al tabaco, lo que hizo que fumar fuera más caro.

¿Cómo hicieron las estimaciones los investigadores? Estimaron que sin las alarmas sobre el consumo de tabaco el porcentaje de fumadores habría permanecido bastante estable o se hubiera reducido en los hombres y habría aumentado o seguido siendo bastante estable en las mujeres desde 1964 hasta 2012. Entonces determinaron lo que estos cambios habrían significado para las tasas de mortalidad a partir del tabaco y las compararon con las cifran reales.

Los investigadores estimaron que los esfuerzos por controlar el consumo de tabaco evitaron 5.3 millones de muertes entre los hombres estadounidenses y 2.7 millones de muertes entre las mujeres entre 1964 y 2012. Durante ese periodo, la esperanza de vida a los 40 años de edad aumentó en 7.8 años para los hombres y en 5.4 años para las mujeres. Según los cálculos de los investigadores, las reducciones en el consumo de tabaco fueron las responsables de 2.3 de esos años adicionales para los hombres y 1.6 años para las mujeres.

Fumar todavía acaba con la vida de cientos de miles de vidas al año en Estados Unidos, indicaron los investigadores.

En el futuro, comentó Pletcher, los investigadores necesitan determinar qué estrategias son las más efectivas para la reducción del tabaco. También tendrán que pensar en cuándo es suficiente, comentó. "En algún momento, ha de haber un punto en que el rendimiento disminuye", señaló.

"Habrá algunos fumadores ahí afuera que nunca lo dejarán, y no vale la pena gastar nuestro dinero en salud pública para golpearnos la cabeza contra la pared", comentó. "Necesitaremos pensar sobre cómo priorizar los gastos en salud pública".

Más información

Para más información sobre fumar, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTES: Rafael Meza, Ph.D., assistant professor, epidemIology, University of Michigan School of Public Health, Ann Arbor; Mark Pletcher, M.D., M.P.H., associate professor, epidemiology and biostatistics, University of California, San Francisco; Jan. 8, 2014, Journal of the American Medical Association

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. enlace externo  Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite Noticias de la salud.