Según los CDC, los médicos no están haciendo lo suficiente para desalentar los problemas con la bebida

Apenas uno de cada seis adultos afirma que un médico u otro profesional de la salud le ha hablado sobre el consumo de alcohol, halla un informe

Por Dennis Thompson
Reportero de Healthday

MARTES, 7 de enero de 2014 (HealthDay News) -- Los médicos no hablan con la suficiente frecuencia con sus pacientes sobre los efectos nocivos del alcohol, incluso si esos pacientes se dan atracones de bebida, informaron el martes las autoridades sanitarias de EE. UU.

Solo uno de cada seis adultos afirma que un médico o profesional de la salud le ha hablado en algún momento sobre el consumo del alcohol, aunque beber en exceso puede resultar nocivo para la salud, según un informe de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Esa falta de diálogo sucede incluso con los que se dan atracones de bebida. Solo una de cada cuatro personas que se dan atracones de bebida reportaron hablar sobre su consumo de alcohol con un profesional de la salud. Y entre los bebedores que se dan 10 o más atracones al mes, apenas uno de cada tres había tenido una conversación seria con el médico sobre el consumo de alcohol, señaló el informe.

Apenas el 17 por ciento de las mujeres embarazadas dijeron que sus médicos les habían hablado sobre el consumo de alcohol, aunque el consumo de alcohol hace daño al feto en desarrollo, añadieron los investigadores de los CDC.

Esa consejería puede proveer una ayuda significativa a las personas que tienen problemas con la bebida, aseguró el director de los CDC, el Dr. Thomas Frieden.

"Una consejería de no más de 15 minutos puede resultar en una reducción sustancial de los problemas con el alcohol", aseguró Frieden el martes durante una conferencia de prensa. "Debe formar parte de la atención rutinaria del paciente. De la misma forma en que evaluamos la hipertensión y el colesterol alto, debemos evaluar el consumo excesivo de alcohol y tratar a los pacientes de forma adecuada".

Al menos 38 millones de adultos estadounidenses beben en exceso, aunque la mayoría no son alcohólicos, señaló.

"Por cada persona que es alcohólica, hay seis que tienen problemas con la bebida", lamentó Frieden.

Frieden apuntó que los problemas con el alcohol pueden incluir:

  • Los atracones de bebida, o beber demasiado de una sola vez. Los atracones de bebida se definen como cinco o más bebidas en un plazo de unas cuantas horas para un hombre, y cuatro o más bebidas para una mujer.
  • Un consumo promedio de alcohol excesivo durante la semana. En los hombres, esto es 15 o más bebidas en promedio a la semana, y 8 o más bebidas a la semana para las mujeres.
  • Cualquier consumo de alcohol de las mujeres embarazadas o de menores de 21 años.

Una bebida se define como 5 onzas (148 ml) de vino, 12 onzas (355 ml) de cerveza, o 1.5 onzas (44 ml) de alcohol destilado o licor.

Se calcula que los problemas con la bebida provocan 88,000 muertes cada año en EE. UU. Contribuye a problemas de la salud como las enfermedades cardiacas, el cáncer de mama, la hipertensión y el síndrome de muerte súbita del lactante. También aumenta las tasas de accidentes con vehículos motores, suicidios y enfermedades de transmisión sexual, según los CDC.

"No decimos que la gente no deba beber nada en lo absoluto", planteó Frieden. "Lo que decimos es que hay problemas graves de salud para los que beben empedernidamente".

Los CDC utilizaron datos de encuestas de pacientes de 44 estados y el Distrito de Columbia para evaluar si los médicos hablan con los que atienden por problemas con la bebida.

Los investigadores hallaron que a pesar de una mayor comprensión sobre los riesgos de salud de los problemas con el alcohol, los médicos hablan con sus pacientes sobre el uso del alcohol más o menos con la misma frecuencia que en 1997, la última vez que los CDC observaron este problema.

"El sistema de atención sanitaria no está haciendo un trabajo suficientemente bueno", advirtió Frieden.

Hoy en día, los médicos y los profesionales de la salud tienen acceso a formularios de evaluación que pueden proveer a los pacientes con una idea rápida de si beben demasiado alcohol, anotó Frieden.

Esas evaluaciones también se proveen gratuitamente a los pacientes bajo la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio como un servicio preventivo de salud, añadió.

Una conversación franca con un médico podría reducir la cantidad de alcohol consumida en un 25 por ciento entre las personas que beben en exceso, sugieren los CDC.

"La evaluación del alcohol y una consejería breve pueden ayudar a las personas a fijarse unas metas realistas y a alcanzar esas metas", dijo Frieden. "Los trabajadores sanitarios pueden proveer este servicio a más pacientes e involucrar a las comunidades para ayudar a las personas a evitar los niveles peligrosos de consumo de alcohol".

Más información

Para más información sobre los problemas con la bebida, visite los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTE: Jan. 7, 2014, news conference with Thomas Frieden, M.D., M.P.H., director, U.S. Centers for Disease Control and Prevention

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. enlace externo  Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite Noticias de la salud.