Un estudio de un medicamento para la migraña reveló el poder de la sugestión

Las expectativas juegan un papel importante en la respuesta al tratamiento, dicen los expertos

Por Mary Brophy Marcus
Reportera de Healthday

MIÉRCOLES, 8 de enero de 2014 (HealthDay News) -- Un estudio reciente de las personas que sufren de migrañas sugiere que lo que su médico le dice al recetarle un medicamento puede influir en la respuesta de su cuerpo a dicho medicamento.

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard y del Centro médico Beth Israel Deaconess en Boston compararon los efectos de un medicamento habitual para la migraña con los de un placebo inactivo en 66 personas que sufren de migrañas. Los síntomas pueden incluir un dolor de cabeza punzante, náuseas, vómitos y sensibilidad a la luz y al sonido.

Los resultados mostraron de manera consistente que tomar las pastillas junto con disponer de una información positiva aumentó la efectividad del tratamiento, tanto si el paciente había tomado el medicamento (Maxalt) como si había tomado una pastilla etiquetada como "placebo".

El especialista en el dolor de cabeza, el Dr. Andrew Charles, afirmó que el estudio demuestra que las expectativas sobre la respuesta juegan un papel importante en la última respuesta al tratamiento.

"Cuando el médico dijo a los pacientes con migrañas que una pastilla les ayudaría a aliviar los dolores de cabeza, este consejo pareció producir resultados, tanto si la pastilla era o no realmente un medicamento para la migraña o un placebo simulado", comentó Charles, profesor y director del programa de investigación y tratamiento del dolor de cabeza del departamento de neurología de la Facultad de Medicina de la Universidad de California, en Los Ángeles.

"El alivio fue todavía mayor con la medicina real, de modo que los medicamentos sí funcionan más allá del efecto placebo, pero los investigadores dicen que el efecto placebo puede todavía conformar la mitad del valor terapéutico de un medicamento", indicó Charles, que ni participó en el estudio.

Para realizar el estudio, publicado en línea el 8 de enero en la revista Science Translational Medicine, los científicos estudiaron más de 450 ataques de migrañas de los participantes del estudio, al realizarles un seguimiento de siete episodios separados.

Para establecer un punto de partida, se pidió a cada persona que informara sobre su dolor y sus síntomas 30 minutos después del inicio de un episodio de migraña sin haber tomado ningún medicamento, y de nuevo 2.5 horas después del inicio.

Cada participante recibió entonces seis sobres con los tratamientos. Los sobres estaban etiquetados en una de estas tres maneras: "Maxalt" (rizatriptán), "placebo" o "Maxalt o placebo". Las etiquetas eran verdaderas para cuatro de los ataques y falsa para dos de ellos.

Las 3 situaciones fueron etiquetadas por los investigadores como positivas (lo que significa que se proporcionó un medicamento que podría ayudar con los síntomas de las migrañas), negativas (lo que significa que no se dio ningún medicamento, solo una pastilla placebo) o neutral (lo que significa que no se sabía si en el sobre había un medicamento o una pastilla placebo). Pero para dos situaciones, uno de los sobres con "Maxalt" realmente tenía un placebo y uno de los sobres con "placebo" contenía Maxalt.

Se pidió a los participantes que informaran sobre sus experiencias al tratamiento en el trascurso de los seis próximos episodios de migraña.

El Dr. Ted Kaptchuk, uno de los autores principales del estudio, dijo que aunque Maxalt fue superior al placebo en cuanto al alivio del dolor, "descubrimos que tras estos tres mensajes, el efecto placebo sirvió para explicar al menos el 50 por ciento del alivio del dolor general de los sujetos".

Cuando el Maxalt se etiquetaba como "Maxalt", los informes de pacientes del alivio del dolor fueron más de doble en comparación con cuando el Maxalt fue etiquetado como "placebo", indicó Kaptchuk, profesor de medicina en la Harvard. "Esto nos dice que la efectividad de un buen preparado farmacológico podría doblarse si se potencia el efecto placebo", señaló.

Cuando los pacientes recibieron Maxalt etiquetado como placebo, estaban siguiendo un tratamiento con un medicamento pero sin ninguna expectativa positiva, comentó el otro autor principal, Rami Burstein, profesor de medicina en la Harvard, en un comunicado de prensa del Beth Israel. "Se trató de un intento de aislar el efecto farmacéutico del Maxalt de cualquier efecto placebo", afirmó Burstein.

A los autores les sorprendió encontrar que incluso cuando se dio a los pacientes un placebo etiquetado como "placebo", informaron de un alivio del dolor, en comparación con no seguir ningún tratamiento.

"No sabemos qué es lo que ocurre ahí. Se trata de un hallazgo nuevo", añadió Kaptchuk.

Charles afirmó que el estudio era interesante y confirma lo que muchos expertos creen sobre el efecto placebo. "Es más riguroso que quizá algunos otros estudios que se han realizado con anterioridad", comentó.

¿Podrían estos resultados tener algún papel en el panorama de la atención de salud?

"Obviamente no lo sabemos, solo observamos las migrañas", comentó Kaptchuk, "pero creo que en muchos aspectos de las enfermedades y los medicamentos, esto sería una demostración del concepto".

"Es probable que esté operando en muchas otras afecciones, sobre todo en algunas como las nauseas o el síndrome del intestino irritable, donde la enfermedad de una persona se define por el relato que hace la propia persona", añadió. "Lo que las personas relatan es una gran parte de lo que lo que sienten".

Es necesario que se hagan más investigaciones que exploren cómo estos hallazgos podrían aplicarse en la atención clínica y para saber más sobre el modo en que los placebos podrían ayudar a mejorar la atención con tratamientos farmacológicos, indicó Kaptchuk.

Algunas investigaciones han sugerido que simplemente escuchar que se mencione la medicina ya puede tener un efecto sanador, comentó.

El estudio fue financiado en parte por Merck and Co., el fabricante de Maxalt.

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. ofrece más información sobre la migraña.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTES: Ted Kaptchuk, professor, medicine, Harvard Medical School, Boston; Andrew Charles, M.D., professor and director, Headache Research and Treatment Program, department of neurology, David Geffen School of Medicine, University of California, Los Angeles; Jan. 8, 2014, Science Translational Medicine, online

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. enlace externo  Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite Noticias de la salud.