La vista y el sonido están desincronizados en los niños autistas, halla un estudio

Un investigador compara el retraso en el procesamiento con una película mal doblada

Por Brenda Goodman
Reportero de Healthday

MARTES, 14 de enero de 2014 (HealthDay News) -- Hace mucho que los médicos y los padres intentan comprender los extraños trucos sensoriales que el autismo puede provocar en la mente de un niño. Unos ruidos ordinarios (como las estridentes alarmas de los coches, las ruidosas tuberías de un radiador o incluso el susurro de un ventilador) pueden resultar intolerables para los niños que sufren del trastorno del neurodesarrollo.

Ahora, un nuevo estudio en el que participaron 64 niños ofrece pistas frescas sobre por qué los sonidos podrían alarmar a los niños autistas.

El estudio, que aparece en la edición del 14 de enero de la revista Journal of Neuroscience, halló que los niños con autismo experimentan retrasos cuando su cerebro intenta procesar información recibida mediante los ojos y los oídos al mismo tiempo.

Como resultado, tienen problemas para emparejar los sonidos, sobre todo el habla, con sus fuentes.

"Perciben el mundo de una forma realmente interesante y fragmentada, en que la señal visual y la señal auditiva no están emparejadas en el tiempo entre sí", señaló el autor del estudio, Mark Wallace, director del Instituto del Cerebro Vanderbilt en Nashville, Tennessee.

Wallace dijo que sería como ver una película extranjera mal doblada.

"Y si piensa al respecto, esto puede tener todo tipo de consecuencias para las capacidades de lenguaje de estos niños, e incluso para sus interacciones sociales", señaló.

En Estados Unidos, se estima que alrededor de uno de cada 88 niños tiene alguna forma de autismo. Las señales principales incluyen conductas repetitivas y problemas con la comunicación, las interacciones sociales y el procesamiento sensorial. Algunos niños que se ubican en lo que se conoce como el "espectro autista" podrían tener síntomas leves, como en el síndrome de Asperger, mientras que otros tienen autismo en toda regla.

Para el estudio, los investigadores compararon a 32 niños con un trastorno del espectro autista con 32 niños que se desarrollaban con normalidad. Todos los niños tenían entre 6 y 18 años de edad, y fueron emparejados según la edad y sus puntuaciones en pruebas de inteligencia.

Los investigadores les hicieron sentarse frente a monitores de computadora en una habitación con luz tenue e insonorizada. Entonces, les presentaron una serie de vistas y sonidos, como una luz brillante con un chasquido, un sonido metálico cuando un martillo virtual golpeaba un clavo, y los sonidos "bah" o "gah" con labios en movimiento. Los investigadores cambiaron el intervalo entre la imagen y el sonido muy ligeramente entre cada prueba. Se les pidió a los niños que dijeran cuándo sucedían juntos y cuándo estaban separados.

Wallace explicó que normalmente el cerebro tarda más o menos un cuarto de segundo en identificar las vistas y los sonidos que van juntos. Pero los investigadores hallaron que los niños autistas tardaban alrededor del doble, o sea más o menos medio segundo. Apuntó que, como resultado, el cerebro no puede emparejar exitosamente la imagen y el sonido. Ese problema pareció ser peor para el habla.

"Crea una visión muy confusa y abrumadora del mundo que les rodea", comentó.

Unos expertos que no participaron en la investigación dijeron que los resultados eran interesantes.

"Es fascinante. Este tipo de información hace mucho por ayudar a los padres a comprender los problemas de sus hijos", señaló la Dra. Patricia Manning-Courtney, pediatra que trata a niños autistas en el Centro Médico del Hospital Pediátrico de Cincinnati, en Ohio.

El Dr. Andrew Adesman, jefe de pediatría del desarrollo y conductual del Centro Médico Pediátrico Steven & Alexandra Cohen de Nueva York, en New Hyde Park, dijo que los hallazgos no solo sugieren una nueva línea de investigación clínica, sino que también podrían sugerir un método novedoso de tratamiento que se enfoque en el entrenamiento perceptivo.

"Aunque es pronto para saber si los hallazgos de este estudio de hecho conducirán a una o más nuevas vías de investigación clínicamente significativas, los resultados plantean algunas cuestiones interesantes y potencialmente importantes sobre las relaciones entre los trastornos del espectro autista y los déficits en el procesamiento de los estímulos sensoriales complejos", señaló Adesman.

Más información

Para más información sobre el autismo, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTE: Mark Wallace, Ph.D., director, Vanderbilt Brain Institute, Vanderbilt University, Nashville, Tenn.; Patricia Manning-Courtney, M.D., Director, Kelly O'Leary Center for Autism Spectrum Disorders, Cincinnati Children's Hospital Medical Center, Ohio; Andrew Adesman, M.D., chief, Developmental and Behavioral Pediatrics, Steven & Alexandra Cohen Children's Medical Center of New York, New Hyde Park, N.Y.; Jan. 14, 2014, Journal of Neuroscience

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. enlace externo  Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite Noticias de la salud.