Vinculan los antidepresivos tomados durante el embarazo con un ligero riesgo de un trastorno pulmonar en los bebés

Pero el riesgo general de 'hipertensión pulmonar persistente' sigue siendo bajo, halla un estudio

Por Serena Gordon
Reportero de Healthday

MIÉRCOLES, 15 de enero de 2014 (HealthDay News) -- Tomar ciertos antidepresivos a finales del embarazo aumenta en más del doble las probabilidades de una complicación pulmonar en los recién nacidos, señala una revisión reciente.

Afortunadamente, el estudio también halló que el riesgo absoluto de la complicación, conocida como hipertensión pulmonar persistente, seguía siendo bajo, afectando a alrededor de 3.5 de cada 1,000 nacimientos, según la autora del estudio, la Dra. Sophie Grigoriadis.

"Las mujeres que toman estos fármacos no deben entrar en pánico. El riesgo sigue siendo bastante bajo. Debe ser uno de los factores que se tomen en cuenta a la hora de decidir usar los fármacos, pero hay que equilibrarlo con los problemas potenciales que pueden ocurrir si la depresión no se trata", señaló Grigoriadis, directora de la Clínica del Estado de Ánimo y la Ansiedad en las Mujeres: Transiciones Reproductivas del Centro de Ciencias de la Salud Sunnybrook, en Toronto.

Decidir cómo tratar la depresión durante el embarazo puede resultar difícil, anotó el estudio. Los beneficios de los antidepresivos deben ser sopesados contra los daños potenciales, y comparados con los riesgos potenciales de la depresión no tratada.

La depresión no tratada en las mujeres embarazadas puede conducir a hábitos alimentarios malsanos, un aumento de peso insuficiente, hipertensión, una atención prenatal inadecuada y posiblemente al abuso del alcohol y las drogas, según March of Dimes.

La Dra. Ariela Frieder, que se especializa en psiquiatría reproductiva en el Centro Médico Montefiore en la ciudad de Nueva York, señaló que la depresión sin tratar en el embarazo puede conducir a un peso bajo al nacer y a un parto prematuro. Comentó que también se ha vinculado con una inteligencia más baja y con problemas conductuales a medida que los niños crecen. Además, la depresión en el embarazo tiene más probabilidades de conducir a la depresión postparto.

"Hay que estar bien durante el embarazo y hay que estar bien en el periodo postparto", enfatizó Frieder.

La hipertensión pulmonar persistente es un riesgo conocido relacionado con tomar los antidepresivos conocidos como inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS). Esa clase de fármacos incluye a la fluoxetina (Prozac), sertralina (Zoloft), venlafaxina (Effexor) y paroxetina (Paxil).

En un bebé con hipertensión pulmonar persistente, los pulmones se hacen resistentes tras el nacimiento, en lugar de relajarse. Esto significa que no se expanden como deberían, y el resultado es que el bebé recibe menos oxígeno de lo normal.

Hay tratamientos disponibles para la hipertensión pulmonar persistente, y a la mayoría de bebés con la afección les va bien, según Grigoriadis. Pero comentó que los riesgos a largo plazo son un área que necesita más investigación.

El nuevo estudio, publicado en la edición en línea del 14 de enero de la revista BMJ, agrupó los resultados de siete estudios anteriores completados sobre el uso de los ISRS durante el embarazo y el riesgo de hipertensión pulmonar persistente.

El análisis halló que tomar ISRS a principios del embarazo no conducía a un aumento significativo en el riesgo de la afección pulmonar. Pero cuando se tomaban a finales del embarazo, estos medicamentos se vinculaban con un aumento de 2.5 veces en el riesgo de hipertensión pulmonar persistente.

Esto significa que entre 286 y 351 mujeres tendrían que ser tratadas con un ISRS a finales del embarazo para resultar en un promedio de un caso adicional de hipertensión pulmonar persistente, según el estudio.

Una dificultad de los investigadores fue precisar el significado exacto de "finales" del embarazo, dado que los estudios de la revisión tuvieron distintas definiciones. Finales del embarazo puede significar cualquier momento durante o después de la semana 20, o podría significar el tercer trimestre, entre otros periodos.

Aunque el estudio halló un mayor riesgo del problema pulmonar, no se diseñó para probar que los medicamentos provocaban el problema directamente. Grigoriadis apuntó que no está claro exactamente cómo los ISRS podrían provocar la hipertensión pulmonar persistente.

Apuntó que las mujeres no deben dejar de tomar sus fármacos, sino que deben hablar con el médico si se sienten preocupadas.

"Las decisiones sobre el tratamiento deben ser personalizadas. Las mujeres deben tomar decisiones informadas al tomar en cuenta todos los riesgos de la depresión y sus tratamientos. Los tratamientos psicosociales [como la consejería] son adecuados para algunas mujeres, dependiendo de qué tan grave es su depresión y qué tan rápidamente [la mujer] responda al tratamiento", señaló Grigoriadis.

Por su parte, Frieder dijo que "es bueno ver que alguien reúna todos estos estudios uniformemente. Me hace sentir más cómoda sobre administrar estos fármacos. El riesgo es bajo, pero debe ser puesto en el contexto de los antecedentes de la mujer. Las opciones de tratamiento deben ser individualizadas".

Más información

Para más información sobre la depresión durante el embarazo, visite March of Dimes.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTES: Sophie Grigoriadis, M.D., Ph.D., head, Women's Mood and Anxiety Clinic: Reproductive Transitions, Sunnybrook Health Sciences Center, Toronto; Ariela Frieder, M.D., psychiatrist, Montefiore Medical Center, New York City; Jan. 14, 2014, BMJ, online

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. enlace externo  Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite Noticias de la salud.