Dormir más por la mañana podría ayudar a los adolescentes a permanecer alerta en clases

Programar las clases para que comiencen un poco más tarde parece reducir la somnolencia diurna en los estudiantes de secundaria

LUNES, 20 de enero de 2014 (HealthDay News) -- Retrasar la hora de inicio de la escuela en la mañana podría ayudar a los adolescentes a evitar la privación del sueño, según un estudio reciente. Un inicio más tarde de la escuela parece mejorar el sueño de los adolescentes y reducir su somnolencia diurna.

Para el estudio, los investigadores evaluaron a estudiantes internos en una secundaria independiente antes y después de que se cambiara la hora de inicio de las clases de 8 a.m. a 8:25 a.m. en el semestre de invierno.

La hora más tarde de inicio se asoció con un aumento de 29 minutos en la duración del sueño de los adolescentes en las noches de escuela, y la proporción de los que dormían ocho o más horas en una noche de escuela aumentó del 18 al 44 por ciento, halló el estudio.

Los estudiantes más jóvenes y los que dormían menos al inicio del estudio fueron los más propensos a beneficiarse del hecho de que las clases empezaran más tarde, según los resultados, que aparecen en la edición de enero de la revista Journal of Developmental & Behavioral Pediatrics.

Además, los investigadores hallaron que empezar más tarde las clases también condujo a reducciones significativas en la somnolencia diurna, el estado de ánimo deprimido y el uso de cafeína de los estudiantes. Sin embargo, la hora de inicio más tardía no tuvo ningún efecto sobre las horas que los estudiantes pasaban haciendo tareas, jugando deportes o realizando actividades extracurriculares.

Cuando la hora de inicio volvió a la normalidad en el semestre de primavera, los estudiantes volvieron a sus niveles originales de sueño, anotaron los autores del estudio.

"La privación del sueño es epidémica entre los adolescentes, y tiene unos impactos potencialmente graves en la salud mental y física, la seguridad y el aprendizaje. Una hora de inicio temprana de la secundaria contribuye a este problema", aseguró en un comunicado de prensa del sistema sanitario Lifespan la autora líder del estudio, Julie Boergers, psicóloga y experta en el sueño del Centro de Investigación Pediátrica Bradley Hasbro en Providence Rhode Island.

Estos hallazgos "amplían las investigaciones que demuestran unos importantes beneficios de salud a partir de unas horas de inicio de las clases más tardías en los adolescentes", añadió.

"Si coordinamos mejor los horarios escolares con los ritmos circadianos y las necesidades de sueño de los adolescentes, tendremos estudiantes que estarán más alerta, felices, preparados para aprender, y que no dependen de la cafeína ni de las bebidas energéticas para apenas permanecer despiertos en clases", planteó Boergers.

Más información

La National Sleep Foundation ofrece más información sobre los adolescentes y el sueño.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTE: Lifespan, news release, Jan. 15, 2014

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. enlace externo  Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite Noticias de la salud.