El cáncer de amígdalas avanzado podría reaccionar bien a la radiación dirigida

Un estudio preliminar pretendía reducir la exposición de los pacientes a los efectos secundarios de la radiación

VIERNES, 21 de febrero de 2014 (HealthDay News) -- La terapia con radiación dirigida es beneficiosa para las personas con un cáncer de amígdalas avanzado, según sugiere un nuevo estudio.

Dicho tratamiento lucharía de forma eficiente con la enfermedad al tiempo que limitaría la exposición del cuerpo a los efectos secundarios perjudiciales.

Los investigadores observaron los resultados de 46 pacientes con cáncer de amígdalas avanzado que recibieron tratamiento en la Universidad de Washington en San Luis entre 1997 y 2012. Se realizó un seguimiento a los pacientes entre tres meses y casi nueve años, con un promedio de seguimiento de casi 3 años.

Limitar el tratamiento con radiación a los ganglios linfáticos de un lado del cuello llevó a un buen control local del cáncer y no condujo a la recurrencia del cáncer en el lado en que no se realizó el tratamiento, según el estudio, que se presentará esta semana en el Simposio sobre el abordaje multidisciplinar del cáncer de cabeza y cuello en Scottsdale, Arizona.

Según la Asociación Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society), los ganglios linfáticos son unas pequeñas estructuras que funcionan como filtros de las sustancias nocivas en el cuerpo.

El nuevo estudio también halló que fue la localización del tumor original, más que la cantidad de cáncer en los ganglios linfáticos en el lado del cuello con el tumor, lo que afectaba al riesgo de cáncer en el otro lado del cuello.

"Todos los tratamientos para el cáncer (la cirugía, la radioterapia, la quimioterapia), aunque son efectivos, pueden tener unos efectos tóxicos temporales o de forma permanente que pueden afectar a la calidad de vida a largo plazo", afirmó en un comunicado de prensa del simposio el autor del estudio, el Dr. Wade Thorstad, jefe de los servicios oncológicos de cabeza y cuello en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington.

"Nuestra investigación indica que para los pacientes con cáncer de amígdalas seleccionados de forma adecuada, el volumen de la radioterapia necesario para controlar el cáncer puede reducirse significativamente, aminorando así, por tanto, los efectos secundarios y tóxicos de la radiación, al tiempo que se mantiene un nivel alto de control del tumor", señaló Thorstad, que también es un profesor asociado de oncología de radiación.

Debido a que este estudio se presentó en una reunión médica, sus datos y conclusiones deben ser considerados como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

Cancer Research UK dispone de más información sobre el cáncer de amígdalas.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTE: Multidisciplinary Head and Neck Cancer Symposium, news release, Feb. 20, 2014

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. enlace externo  Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite Noticias de la salud.