Unos grupos médicos advierten contra los nacimientos debajo del agua

El método podría ser de ayuda en el inicio del parto, pero podría poner en peligro a los recién nacidos, afirman los obstetras/ginecólogos y pediatras

JUEVES, 20 de marzo de 2014 (HealthDay News) -- Usar una piscina de nacimiento durante las primeras etapas del parto puede aportar algunos beneficios a las mujeres. No obstante, dar a luz debajo del agua podría poner a los recién nacidos en riesgo de problemas graves de salud, según una declaración publicada por dos organizaciones médicas importantes.

La declaración conjunta de Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists, ACOG) y la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) se basa en una revisión de la literatura disponible, afirmaron los grupos.

"Muchas unidades de partos están equipadas con bañeras que usan las mujeres que están dando a luz, y a algunas les atrae la idea de sumergirse en el agua para relajarse y por el alivio del dolor", afirmó el Dr. Jeffrey Ecker, presidente del comité del ACOG que elaboró la declaración, en un comunicado de prensa del colegio.

"Pero es importante reconocer que realizar el parto en el agua no es lo mismo que dar a la luz debajo del agua", dijo Ecker. "Realizar el parto en el agua puede ofrecer algunos beneficios potenciales, pero dar a luz debajo del agua no parece ofrecer unas ventajas claras, y el riesgo de consecuencias para la salud del recién nacido, que, aunque rara vez se dan, son graves, es algo de lo que las mujeres y los proveedores deberían ser conscientes".

Un obstetra-ginecólogo se mostró de acuerdo. "El proceso de dar a luz impone la primera prueba de estrés vital para el bebé y quizá se trate del viaje más arriesgado de nuestras vidas", dijo el Dr. Anthony Vintzielos, catedrático de obstetricia y ginecología del Hospital Universitario de Winthrop, en Mineola, Nueva York. "No veo ninguna razón para hacerlo más arriesgado al dar a luz en el agua".

Según la declaración de la ACOG y la AAP, los problemas potenciales asociados con el nacimiento debajo del agua incluyen un aumento del riesgo de infección para la madre y el bebé, de la dificultad de controlar la temperatura corporal del bebé, un riesgo mayor de daños en el cordón umbilical, problemas respiratorios causados por el hecho de que el bebé inhale agua y posibles convulsiones o asfixia del bebé al nacer.

Los hospitales o los centros de partos que ofrecen la inmersión en el agua en la primera etapa del parto deberían tomar una serie de medidas para proteger la salud y la seguridad del bebé, según la declaración.

Estas medidas incluyen directrices estrictas para la selección de mujeres elegibles, la limpieza adecuada y el mantenimiento de las bañeras y las piscinas, cumplir con los procedimientos de control de infecciones, la monitorización con regularidad de las mujeres mientras estén sumergidas y sacar de las bañeras a las mujeres si surge alguna preocupación por ellas o los bebés.

Dar a luz debajo del agua debería hacerse solo en ensayos clínicos diseñados adecuadamente y con el consentimiento informado de los padres, según la declaración, que fue publicada en línea el 20 de marzo y aparece en la edición impresa de abril de la revista Obstetrics & Gynecology.

Otros dos obstetras-ginecólogos se mostraron de acuerdo en que el nacimiento debajo del agua podría ayudar a la madre, pero podría poner en peligro al bebé.

"Es importante saber que la seguridad y el beneficio de la inmersión en el agua durante la segunda etapa, cuando la mujer está pujando, no han sido demostrados con claridad", afirmó la Dra. Joanne Stone, directora de medicina maternofetal del Hospital Mount Sinai en la ciudad de Nueva York. "De hecho, hay algunos informes de caso con resultados adversos graves para el recién nacido".

"Ciertamente, es necesario que se realicen algunos protocolos claros sobre quiénes son candidatas para este tipo de parto, además de directrices estrictas para el mantenimiento de estas piscinas en cuanto a las infecciones, la limpieza y la selección de las pacientes", dijo Stone.

El Dr. Victor Klein, director de seguridad del paciente y reducción del riesgo en el departamento de obstetricia y ginecología del Sistema de Salud North Shore-LIJ en Great Neck, Nueva York, afirmó que "aunque realizar el proceso de parto en una bañera hasta que la mujer ha dilatado del todo y está lista para pujar podría tener algunos beneficios, el hecho de dar a luz debajo del agua no tiene beneficios para el bebé, sino algunos riesgos graves potenciales".

Más información

La Oficina de Salud de las Mujeres de EE. UU. ofrece más información sobre el parto y el nacimiento.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTES: Joanne Stone, M.D., director, maternal fetal medicine, Mount Sinai Hospital, New York City; Victor Klein, M.D., director, patient safety and risk reduction, department of obstetrics and gynecology, North Shore-LIJ Health System, Great Neck, N.Y.; Anthony Vintzileos, M.D., chairman, department of obstetrics and gynecology, Winthrop-University Hospital, Mineola, N.Y.; American College of Obstetricians and Gynecologists, news release, March 20, 2014

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. enlace externo  Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite Noticias de la salud.