Las mujeres se preocupan más sobre el aumento de peso en la universidad

El peso adicional parece no molestar a los hombres, halla un estudio

Por Kathleen Doheny
Reportero de Healthday

JUEVES, 20 de junio (HealthDay News) -- Es verdad que los estudiantes universitarios tienden a engordar, pero es más probable que las mujeres se preocupen del aumento de peso que los hombres, según un estudio reciente.

"A medida que las mujeres aumentaban de peso, sus actitudes respecto a comer empeoraban y su insatisfacción corporal se incrementaba", apuntó Laura Girz, estudiante de postgrado de la Universidad de Toronto y autora principal del estudio, que aparece en una edición reciente en línea de la revista Appetite.

Pero quizás la creencia de que los estudiantes universitarios de primer año aumentan 15 libras (casi 7 kilos) podría resultar engañosa. El estudio de casi 500 estudiantes universitarios halló que aumentan menos de 10 libras (4.5 kilos) en promedio.

Los investigadores siguieron a los estudiantes de primer año recién inscritos (con una edad promedio de unos 18 años) desde justo antes de que entraran en la universidad y durante los cuatro años siguientes. Además de registrar el peso, evaluaron las actitudes sobre la comida, la depresión y la satisfacción corporal, y trazaron el cambio en esas actitudes a medida que la báscula cambiaba.

Los investigadores hallaron que las diferencias sexuales eran considerables.

La mayoría de los estudiantes (303) aumentaron algo de peso. El peso de otros cien permaneció estable, y 75 adelgazaron.

En promedio, los hombres aumentaron unas 9 libras (4 kilos) y las mujeres unas 7 libras (3 kilos) en todo el periodo del estudio.

Los hombres que engordaron tenían las mismas actitudes sobre la comida y el bienestar que los hombres cuyo peso permaneció estable, aseguró Girz. Sin embargo, los hombres que perdieron peso reportaron unas actitudes negativas sobre la comida tanto al inicio como al final del estudio.

La conclusión: el aumento de peso se vincula con más preocupación con el peso y actitudes negativas sobre la comida entre las mujeres, pero no entre los hombres, mientras que perder peso mejora las actitudes negativas sobre la comida solo en las mujeres. Los hombres que eran gordos al principio y tenían actitudes negativas sobre la comida no tuvieron mejores actitudes aunque perdieran peso, halló Girz.

Añadió que los cambios en el peso no tuvieron gran efecto sobre la depresión.

Girz especuló que los hombres que al inicio tenían bajo peso quizás se hayan alegrado por el peso adicional.

"El primer año es un periodo realmente estresante que puede tener un efecto negativo sobre la conducta alimentaria", advirtió Girz. Sin embargo, a medida que los estudiantes se aclimatan, controlar el peso podría resultar más fácil.

Los estudiantes le han dicho que la amplia disponibilidad de comida en el campus, las porciones grandes y el estrés escolar pueden socavar los esfuerzos por comer de forma inteligente, apuntó Girz. El estrés puede hacer que algunas personas dejen de comer, anotó, e impulsar a otras a comer en exceso.

Otra experta indicó que los hallazgos eran de esperar.

Las diferencias sexuales "probablemente no son demasiado sorprendentes cuando se piensa al respecto", comentó Heidi Wengreen, profesora asociada de nutrición, dietética y ciencias de la nutrición de la Universidad Estatal de Utah en Logan, Utah, quien no participó en el estudio.

Muchos hombres en edad universitaria desean aumentar de masa muscular, así que aumentar de peso no les preocupa, anotó.

Además, la transición a la universidad es un importante cambio en la vida, aseguró Wengreen. En su propia investigación, Wengreen halló que el aumento de peso era más probable entre los estudiantes que decían que hacían menos ejercicio debido a las presiones escolares y a las limitaciones de tiempo.

Girz aconseja a los estudiantes no obsesionarse con el aumento de peso. "Sabemos que obsesionarse es contraproducente", apuntó. Aconseja a los estudiantes universitarios escuchar a su cuerpo y reconocer las señales de la satisfacción y del hambre. En lugar de regímenes crónicos, sugiere consumir una dieta equilibrada.

La Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics) aconseja a los estudiantes universitarios que desayunen, que busquen alimentos ricos en fibra, que elijan proteínas magras como el pollo y el pescado, y que limiten la ingesta de alcohol y de bebidas azucaradas.

Más información

Para más información sobre cómo comer bien en la universidad, visite la Academia de Nutrición y Dietética.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTES: Laura Girz, Ph.D., graduate student, University of Toronto, Canada; Heidi Wengreen, Ph.D., R.D., associate professor, nutrition, dietetics and food sciences, Utah State University, Logan, Utah; June 10, 2013, Appetite, online

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. enlace externo  Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite Noticias de la salud.