Caminar a paso rápido podría ayudar a reducir los síntomas del Parkinson

Un estudio halló que mejoraba la manera de caminar, la rigidez, el estado de ánimo, la atención y la calidad de vida en general

Por Brenda Goodman
Reportero de Healthday

MIÉRCOLES, 2 de julio de 2014 (HealthDay News) -- Las personas con la enfermedad de Parkinson que caminan con regularidad para hacer ejercicio podrían mejorar su funcionamiento físico y mental de forma significativa, según un estudio reciente.

"Los beneficios del ejercicio que aplican para una persona normal y en buen estado de salud son incluso mayores en la enfermedad de Parkinson, porque también afecta a los síntomas de la enfermedad. Una persona con Parkinson conseguirá todos los beneficios que obtiene una persona normal y sana, y además modificará los síntomas de su enfermedad", dijo el Dr. Daniel Corcos, profesor de terapia física y ciencias del movimiento humano en la Universidad de Northwestern, en Chicago. Corcos no participó en el nuevo estudio.

El Parkinson es un trastorno del sistema motor que altera la capacidad de una persona de controlar sus movimientos musculares.

El nuevo estudio, publicado en línea el 2 de julio en la revista Neurology, contó con 60 pacientes de Parkinson de entre 50 y 80 años de edad. Todos estaban en las etapas iniciales de la enfermedad. Vivían de forma independiente, no tenían signos de demencia ni otros problemas graves de salud, y podían caminar sin la ayuda de un bastón o una andadera mientras tomaban sus medicamentos regularmente.

Los investigadores pidieron a los participantes que caminaran tres veces a la semana, llevando consigo un monitor de la frecuencia cardiaca para asegurarse de que andaban a un paso moderadamente intenso. Empezaron con sesiones de 15 minutos y gradualmente aumentaron hasta caminar 45 minutos seguidos.

El estudio definió la intensidad moderada como una frecuencia cardiaca que era como mínimo el 70 por ciento de la frecuencia cardiaca máxima para la edad de una persona. Para la mayoría de las personas, eso significaba que trabajaban en un rango de entre 104 y 111 latidos por minuto.

"Esto significa que los participantes empezaban a sudar, pero no llegaban al nivel de quedar exhaustos", explicó el autor del estudio, el Dr. Ergun Uc, neurólogo en los Hospitales y Clínicas de la Universidad de Iowa y en el Centro Médico de Asuntos de Veteranos de Iowa City.

Los investigadores realizaron pruebas del funcionamiento físico y mental antes de empezar el estudio y seis meses después de que las personas habían empezado los programas de caminatas.

En la segunda ronda de pruebas, los participantes mostraron una mejora significativa de su condición aeróbica. También pudieron caminar más rápidamente y mantener mejor el equilibrio. Y experimentaron menos rigidez que antes de empezar el estudio, indicaron los autores del estudio.

Además, algunas mediciones del funcionamiento del cerebro mejoraron. Los participantes tuvieron un mejor rendimiento en una prueba que mide qué tan bien las personas pueden dirigir su atención. Con respecto al estado de ánimo, los pacientes también reportaron menos fatiga y depresión, y una perspectiva más positiva sobre la vida.

Dado que el estudio no tenía un "grupo de control" (un grupo de pacientes que participan en el estudio, pero que no caminaran), es difícil saber si las mejoras observadas eran el resultado del ejercicio solo. En ocasiones, las personas pueden mejorar simplemente porque los médicos y las enfermeras que los monitorizan para el estudio les están atendiendo mejor.

Por esta razón, Uc comentó que los resultados de su estudio han de replicarse en un ensayo aleatorizado y controlado, y ya ha solicitado una subvención para llevarlo a cabo.

Pero este estudio no es el primero que encuentra que el ejercicio puede proporcionar beneficios importantes a los pacientes de Parkinson.

Corcos dirigió un estudio que mostró que el entrenamiento con pesas podía reportar unos beneficios similares para los pacientes de Parkinson.

"Este es un estudio muy importante. Y lo es porque usa un tipo de ejercicio que es fácil de hacer. Y consiguió resultados importantes", dijo Corcos.

Los autores del estudio se mostraron de acuerdo en que caminar es algo que la mayoría de las personas pueden hacer para mejorar su salud.

Pero, dijo Uc, "tiene que hacerse de forma segura. Tiene que corresponderse con sus capacidades, y debe ser una persona entrenada, como un médico, quien lo prescriba".

Más información

Visite la National Parkinson Foundation para más información sobre los beneficios del ejercicio para los pacientes de Parkinson.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTES: Ergun Uc, M.D., neurologist, The University of Iowa Hospitals and Clinics and The Veterans Affairs Medical Center, Iowa City; Daniel Corcos, M.D., professor, physical therapy and human movement sciences, Northwestern University, Chicago; July 29, 2014, Neurology

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. enlace externo  Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite Noticias de la salud.