(FUENTES: Kenneth Wright Jr. Ph.D., associate professor, integrative physiology, University of Colorado at Boulder; James Wyatt, Ph.D., associate professor, behavioral sciences, Rush University Medical Center, Chicago; Jordan Josephson, M.D., Lenox Hill Hospital, New York City; Aug. 1, 2013, Current Biology, online)

Ir de acampada sintoniza el cuerpo con la naturaleza- healthfinder.gov

Skip Navigation

Ir de acampada sintoniza el cuerpo con la naturaleza

Un estudio halló que la luz artificial podría estar afectando a los ritmos circadianos

Por Amy Norton
Reportera de Healthday

JUEVES, 1 de agosto (HealthDay News) -- Soltar el teléfono y vivir durante una semana solo con la luz solar y las fogatas podría volver a sintonizar el cuerpo con los ritmos de la naturaleza, sugiere un estudio de tamaño reducido.

Y los investigadores hallaron que incluso las personas supuestamente nocturnas se convierten en aves mañaneras tras una semana de acampada en el bosque sin fuentes de luz artificial, lo que incluye los smartphones, las computadoras y la televisión.

"Ya sabemos que la luz artificial nos mantiene despiertos de noche", comentó el investigador líder, Kenneth Wright, de la Universidad de Colorado, en Boulder. Señaló que este estudio fue un intento por "cuantificar" el efecto que la exposición a la luz, tanto artificial como natural, podría estar teniendo sobre los "relojes" internos del cuerpo humano.

"Lo que hallamos es que lo que nos mantiene despiertos no solo es la luz artificial", dijo Wright. "También se trata de una falta de luz diurna".

Para el estudio, que aparece en la edición en línea del 1 de agosto de la revista Current Biology, el equipo de Wright reclutó a ocho adultos sanos que siguieron sus rutinas normales durante una semana, y que entonces pasaron otra semana juntos haciendo una acampada. Durante la excursión, las únicas luces permitidas fueron la luz del sol y la luz de las fogatas.

Al final de cada semana, los investigadores tomaron muestras de saliva para medir la melatonina de los participantes. La melatonina es una hormona que se vuelve más activa en la noche, para ayudar a las personas a quedarse dormidas, y que se reduce a primeras horas de la mañana, para que puedan despertarse alertas.

El equipo de Wright halló que típicamente cuando las personas estaban en casa se iban a la cama a medianoche, en promedio, y se levantaban más o menos a las 8 a.m. Sin embargo, durante la acampada, se fueron a la cama y se levantaron antes.

Algo más importante es que la "noche biológica" de los campistas comenzó unas dos horas antes, señaló Wright. Esto significa que sus niveles de melatonina comenzaron a aumentar cerca de la puesta del sol, y se redujeron cerca de la salida del sol, casi una hora antes de despertarse.

"Se sincronizaron mucho más con el mundo natural", aseguró Wright.

¿Y qué importancia tiene eso? Según Wright, todavía no está claro. "¿Supone un cambio con respecto a cómo se sienten?", cuestionó. "Esa es una pregunta importante".

Wright añadió que lo que sí parece claro es que "el tipo de luz al que nos exponemos realmente tiene un impacto importante sobre nuestra biología".

Y anotó que es posible que la exposición a la luz artificial durante la noche, y una falta de luz solar durante el día, contribuyan a los problemas del sueño y a la somnolencia matutina de algunas personas.

Estudios anteriores han hallado que en el estilo de vida en que la luz artificial es típica, los niveles de melatonina de las personas no descienden hasta unas dos horas después de que se despiertan. Básicamente, apuntó Wright, su noche biológica sigue en efecto aunque están despiertas.

Los nuevos hallazgos "no resultan sorprendentes", comentó el Dr. Jordan Josephson, especialista en oído, nariz y garganta del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. Anotó que se sabe, por ejemplo, que las personas que trabajan en turnos y se exponen a la luz artificial cuando el mundo externo está oscuro con frecuencia sufren de fatiga.

Otro especialista en el sueño concurrió en que los hallazgos no son sorprendentes, pero añadió que son potencialmente importantes.

Por un lado, podrían ofrecer una explicación de por qué los niveles de melatonina normalmente no alcanzan el mínimo hasta dos horas después de que las personas se despiertan, planteó James Wyatt, profesor asociado de ciencias conductuales del Centro Médico de la Universidad de Rush, en Chicago.

"Tendría mucho más sentido" que el patrón de melatonina se pareciera al de los campistas del estudio, dijo Wyatt.

Advirtió que aún quedan muchas preguntas. "Se trata de un estudio interesante, pero preliminar". Wyatt apuntó que hay que repetir el experimento en grupos más grandes de personas y en ambientes distintos.

Aún así, comentó Wyatt, el efecto biológico fue "muy constante" en los ocho campistas del estudio, lo que sugiere que en un grupo de mayor tamaño se observaría un efecto similar.

Por ahora, Wright sugirió que si usted es alguien que por lo general no se duerme hasta tarde en la noche y se arrepiente en las mañanas, atenuar la luz artificial y obtener más luz solar probablemente sea una buena idea.

"Reduzca la exposición a la luz de la televisión y de la computadora de noche", aconsejó. "Y salga más durante el día. Desayune al aire libre, o salga a pasear de tarde".

Wyatt se mostró de acuerdo en que, como mínimo, hacer esas cosas probablemente no tenga ninguna desventaja.

Más Información

El Instituto Nacional de Ciencias Médicas Generales de EE. UU. tiene más información sobre los ritmos circadianos y la salud.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite noticias de la salud de healthfinder.gov.