(FUENTES: Andrew Adesman, M.D., chief, developmental and behavioral pediatrics, Steven and Alexandra Cohen Children's Medical Center of New York, New Hyde Park, N.Y.; Jeffery Epstein, Ph.D., director, center for ADHD, Cincinnati Children's Hospital Medical Center, Ohio; Aug. 12, 2013, JAMA Pediatrics, online)

El TDAH junto con el intercambio de mensajes de texto son un doble problema para los conductores adolescentes, según un estudio- healthfinder.gov

Skip Navigation

El TDAH junto con el intercambio de mensajes de texto son un doble problema para los conductores adolescentes, según un estudio

Una solución que se ha propuesto es una tecnología que apaga el teléfono cuando se enciende el motor

Por Brenda Goodman
Reportero de Healthday

LUNES, 12 de agosto (HealthDay News) -- Los adolescentes con un trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) son peores conductores que sus pares que no sufren del trastorno, y enviar y leer mensajes de texto solo agrava los problemas en la carretera, muestra un estudio reciente.

Además, enviar mensajes de texto al volante distrae hasta tal punto que hace que los adolescentes normales conduzcan tan mal como los que tienen un TDAH, lo que pone de relieve el peligro de cualquier conductor de intentar intercambiar mensajes y conducir un coche al mismo tiempo, indicaron los investigadores.

"Intercambiar mensajes de texto está en otro orden de magnitud en comparación con otras distracciones. Es una preocupación que hay por los adolescentes en todas partes, y los niños con TDAH tienen un riesgo mucho mayor", señaló el Dr. Andrew Adesman, jefe de pediatría del desarrollo y conductual del Centro Médico Pediátrico Steven and Alexandra Cohen de Nueva York, en New Hyde Park.

Adesman ha estudiado el problema de los adolescentes que intercambian mensajes de texto mientras conducen, pero no participó en esta investigación. Aproximadamente la mitad de los adolescentes reconocen que envían mensajes de texto al volante, según un estudio publicado recientemente en la revista Pediatrics.

Aproximadamente unos 6.4 millones de niños en EE. UU. menores de 18 años han sido diagnosticados de TDAH en algún momento de su vida, según las autoridades de salud de EE. UU. Para realizar el nuevo estudio, publicado en línea el 12 de agosto en la revista JAMA Pediatrics, los investigadores contaron con la colaboración de 61 conductores que tenían 16 y 17 años de edad. Casi la mitad de ellos tenía el trastorno.

A los niños con el TDAH a menudo se les receta una medicación estimulante para controlar síntomas como la falta de atención y la impulsividad. Pero ya que los investigadores afirman que la mayoría de los adolescentes conducen de noche y durante los fines de semana, momentos en los que es menos probable que hayan tomado la medicación, se pidió a los conductores adolescentes que no tomaran los fármacos.

Todos los adolescentes manejaron un simulador de conducción durante 40 minutos. Durante la mitad del tiempo, los investigadores les permitieron conducir por zonas urbanas y rurales sin que hubiera ninguna distracción. Durante dos periodos de 10 minutos, condujeron mientras hablaban con el teléfono celular o mientas se intercambiaban mensajes de texto con un investigador que les hacía preguntas desde otra habitación.

En general, los adolescentes con TDAH tuvieron muchos más problemas para permanecer en su carril y mantener una velocidad constante que los niños con una atención normal. En promedio, se salieron de su carril durante un 1.8 por ciento del tiempo.

Sus expedientes de conducción parecían reflejar estas dificultades. Aproximadamente el 17 por ciento de los adolescentes con el TDAH han recibido al menos una multa de tráfico, comparados con el 6 por ciento de los que no tienen el trastorno.

Y cuando se les pidió que atendieran a los mensajes de texto, sus problemas de conducción casi se duplicaron. Se desviaron de su carril o pisaron el arcén durante aproximadamente un 3.3 por ciento del tiempo.

"Eso es un montón de tiempo fuera del carril mientras conduce un joven o cualquier otro conductor", afirmó el autor del estudio, Jeffery Epstein, director del centro para el TDAH del Centro Médico del Hospital Pediátrico de Cincinnati, en Ohio.

Las dificultades experimentadas al intercambiar mensajes de texto fueron evidentes para todos los conductores. Cuando pidieron a los adolescentes sin un TDAH que intercambiaran mensajes de texto, pasaron aproximadamente el 2 por ciento de su conducción rebasando las líneas de los carriles, con lo que sus distracciones fueron tan graves como las de aquellos con un diagnóstico de TDAH.

"Todos los niños han de dejar de atender a los mensajes de texto mientras están al volante", afirmó Epstein. "El impacto de enviar y recibir mensajes de texto es tan grande que el hecho de que estos niños lo hagan al conducir les pone en tal peligro, tanto a ellos como a los demás conductores, que es necesario que no se ponga en práctica solamente una política de detención del intercambio de mensajes de texto al volante, sino también una de refuerzo", señaló.

Los padres juegan un papel muy importante a la hora de controlar el problema. Adesman recomienda a los padres que impriman un compromiso escrito que se encuentra en línea y que pidan a los adolescentes que lo firmen, como el que hay disponible en la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Autopistas de EE. UU., y usarlo como un medio para empezar una conversación sobre este problema.

También se recomienda: las aplicaciones de los teléfonos celulares o los dispositivos fáciles de instalar en los coches que apagan un teléfono al detectar que el coche se está moviendo, comentó Adesman.

Los problemas de atención de los que sufren del TDAH son más difíciles de tratar, pero Epstein comentó que está haciendo pruebas de intervenciones conductuales que confía que puedan servir de ayuda.

"El déficit que los niños con el TDAH parecen tener es que tienden a desviar la mirada de la carretera durante más tiempo que los conductores experimentados", explicó.

Epstein afirmó que los sistemas de rastreo de la mirada que hacen sonar una alarma o que el asiento del coche vibre mientras el conductor no está mirando al tráfico durante más de dos segundos podrían ayudar a los niños a ser más conscientes del problema y a que lo corrijan por sí mismos.

"Ese el tipo de cosas que serían interesantes si funcionan", afirmó.

Más información

La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de EE. UU. tiene más información sobre los adolescentes y la conducción con distracciones.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite noticias de la salud de healthfinder.gov.