(FUENTES: Carl Lavie, M.D., professor, medicine, and medical director, cardiac rehabilitation and prevention, John Ochsner Heart and Vascular Institute, New Orleans; Rob van Dam, Ph.D., associate professor, Saw Swee Hock School of Public Health and department of medicine, Yong Loo Lin School of Medicine, National University of Singapore; Rachel Huxley, D.Phil., chair, epidemiology, University of Queensland, Australia; Aug. 15, 2013, Mayo Clinic Proceedings, online)

Un estudio vincula el consumo empedernido de café con unas vidas más cortas entre los adultos más jóvenes- healthfinder.gov

Skip Navigation

Un estudio vincula el consumo empedernido de café con unas vidas más cortas entre los adultos más jóvenes

Pero los expertos señalan que la investigación tiene muchas limitaciones

Por Randy Dotinga
Reportero de Healthday

JUEVES, 15 de agosto (HealthDay News) -- Deje esa taza de café y preste atención: un nuevo estudio sugiere que las personas menores de 55 años que beben cuatro o más tazas de café al día tienen más probabilidades de morir temprano que las demás.

Unos expertos escépticos advirtieron que el estudio de más de 40,000 adultos presentaba limitaciones importantes, y que los hallazgos no demuestran que el café realmente provoque una muerte precoz. Pero el coautor del estudio, el Dr. Carl Lavie, profesor de medicina del Instituto Cardiaco y Vascular John Ochsner, en Nueva Orleáns, cree que si uno consume mucho café, tiene un motivo del que preocuparse.

"Las cantidades pequeñas de café, hasta las 28 tazas por semana, parecen ser seguras", comentó. "Pero hay un motivo para intentar mantener la ingesta por debajo de cuatro tazas de ocho onzas (unos 24 centilitros) por día, sobre todo para las personas más jóvenes".

El problema es el tema tan debatido de si el café es bueno, y si es así, ¿cuánto café es excesivo? En los últimos años, los científicos han examinado minuciosamente las investigaciones existentes, y han hallado señales de que beber café (incluso el consumo más empedernido) en realidad reduce el riesgo de cáncer, insuficiencia cardiaca y otras afecciones.

Sin embargo, saberlo con certeza resulta difícil. Sería difícil realizar el tipo más riguroso de investigación, en que los científicos asignaran a algunas personas a beber grandes cantidades de café, y a otras a evitarlo. También es posible que las personas que beben café compartan algo que afecte su salud, además de la inclinación por la negra bebida. ¿Una personalidad hiperactiva? ¿Problemas para mantenerse despiertas? ¿Dinero para gastar en bebidas?

No se trata de noticias alentadoras en un país lleno de Starbucks. En EE. UU., más del 60 por ciento de los adultos reportan beber café a diario, consumiendo poco más de tres tazas al día, en promedio, según la Asociación Nacional del Café (National Coffee Association).

Para el nuevo estudio, que aparece en la edición del 15 de agosto de la revista Mayo Clinic Proceedings, los investigadores dieron seguimiento a casi 44,000 personas entre los 20 y los 87 años de edad durante un promedio de unos 16 años. Alrededor de tres cuartas partes eran hombres, y empezaron a participar en el estudio entre 1971 y 2002.

Durante el periodo de seguimiento, 2,512 personas murieron por todas las causas. Tras ajustar sus estadísticas respecto a factores como el tabaquismo y la condición física, los investigadores hallaron que las que bebían más de 28 tazas de café por semana tenían un 21 por ciento más de probabilidades de haber muerto. El riesgo fue un 50 por ciento más alto en los hombres y en las mujeres menores de 55 años.

Unos niveles más bajos de consumo de café no parecieron afectar la mortalidad. "Honestamente, esperábamos hallar que unas cantidades bajas de café eran beneficiosas", comentó Lavie, "y esperábamos que ninguna dosis resultara tóxica".

Sin embargo, aún quedan muchas preguntas por contestar, y los autores del estudio apuntaron que se necesita más investigación. Lavie dijo que es posible que el café pueda contribuir al cáncer, pero los investigadores no pueden confirmarlo a menos que busquen más profundamente para ver cuál fue la causa de la muerte de los participantes en el estudio. También es posible que ciertos factores genéticos pongan a las personas que beben café de manera empedernida en un mayor riesgo, sugiere el estudio.

Rob van Dam, profesor asociado de la Universidad Nacional de Singapur, dijo que el estudio tiene limitaciones importantes. Entre otras cosas, dijo, no examinó los hábitos dietéticos ni observó las causas de muerte en profundidad. "Varios estudios anteriores han abordado este tema, y las recomendaciones sobre el consumo del café deben tomar en cuenta la totalidad de la evidencia y no los resultados de un solo estudio", planteó.

Rachel Huxley, catedrática de epidemiología de la Universidad de Queensland, en Australia, advirtió que fumar (que es mucho más común entre las personas que beben mucho café que entre las demás) podría haber sesgado los resultados al contribuir a las tasas de mortalidad. Los resultados del estudio no hacen lo suficiente por tomar esto en cuenta, señaló.

Huxley añadió que las investigaciones anteriores como un todo sugieren que el nivel de consumo de café en cuestión en realidad ayuda a las personas a vivir más tiempo.

Más información

Para más información sobre la cafeína, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite noticias de la salud de healthfinder.gov.